miércoles, 23 de marzo de 2016

DIABETES: Primer gran avance para la búsqueda de fármacos eficaces en las fases tardías de la diabetes tipo 2

Primer gran avance para la búsqueda de fármacos eficaces en las fases tardías de la diabetes tipo 2

Las diabetes tipo 1 y tipo 2 comparten un defecto genético común a nivel de las células beta productoras de insulina

  • Compartir
  • Compartido 433 veces
Islotes pancreáticos con células beta productoras de insulina - WIKIPEDIAA. OTERO@abc_saludMadrid - 21/03/2016 a las 18:54:08h. - Act. a las 23:23:15h.Guardado en: Salud , Enfermedades - Temas: Investigación médica Salud Diabetes

La diabetes es una enfermedad que padecen cerca de 400 millones en todo el mundo –y más de 6 millones de españoles– y que solo en 2014 fue directamente responsable de 4,9 millones de decesos a nivel global. Una enfermedad que, fundamentalmente, se divide en todos tipos: diabetes tipo 1, que suele desarrollarse en la segunda década de la vida y en la que no se produce insulina; y diabetes tipo 2, que representa el 80-85% de los casos de diabetes y que, comúnmente asociada a la obesidad, se caracteriza porque la insulina no se produce en cantidades suficientes o no es correctamente utilizada. Por tanto, y además de las notables diferencias en los factores ambientales –la diabetes se ha definido como una 'enfermedad del estilo de vida'–, puede suponerse que ambos tipos tengan una base genética muy desigual. Sin embargo, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Lovaina (Bélgica) muestra un defecto genético común para ambos tipos de diabetes que podría abrir la puerta a nuevos tratamientos para la tipo 2.

Como explica Adrian Liston, director de esta investigación publicada en la revista «Nature Genetics», «nuestros resultados muestran cómo la genética juega un papel crítico en la supervivencia de las células beta del páncreas, esto es, las células responsables de la producción de insulina. Y es que según su genotipo, las personas pueden tener células beta más resistentes y robustas, mientras que otras tienen células beta muy frágiles y que no pueden soportar el estrés. Y estas últimas personas son las que desarrollan la diabetes, ya sea de tipo 1 o 2, mientras que las primeras permanecen 'sanas' aunque sufran un proceso autoinmune (tipo 1) o una disfunción metabólica del hígado (tipo 2)».

¿Más genética que ambiental?

En el estudio, los autores investigaron las variantes genéticas implicadas en el desarrollo de la diabetes. Y para ello, y contrariamente a como lo han hecho muchas investigaciones previas, no se centraron en los efectos genéticos que alteran el sistema inmune –la alteración provoca que el propio sistema inmune destruya las células beta, apareciendo la diabetes tipo 1– o provocan la disfunción metabólica del hígado –como consecuencia de esta disfunción se produce la resistencia la insulina y el hígado deja de captar glucosa, lo que sucede en la diabetes tipo 2–, sino que se centraron en los genes de las propias células beta pancreáticas.

Los investigadores utilizaron un modelo animal –ratones– genéticamente modificado. Y lo que observaron es que aquellos ratones cuyas células beta tenían un baja o nula capacidad de reparar el daño en su ADN desarrollaban rápidamente la enfermedad cuando sus células beta eran sometidas a estrés celular. Por el contrario, los animales con células beta capaces de reparar su contenido genético no desarrollaban diabetes ni en condiciones extremas de estrés celular. Es más; la fragilidad o robustez de las células beta también se constató en los análisis de tejidos de seres humanos con o sin diabetes, lo que indica que la predisposición genética a tener células beta 'frágiles' explicaría la aparición de la enfermedad.

La genética juega un papel crítico en la supervivencia de las células beta del páncreasAdrian Liston

Entonces, ¿el riesgo de diabetes es una cuestión meramente genética en el que no influyen los factores ambientales? No. Como indica Adrian Liston, «si bien la genética es el factor más importante para el desarrollo de la diabetes, nuestro entorno, caso de nuestra alimentación, también juega un papel decisivo. Y es que incluso los ratones con células beta genéticamente 'superiores' acabaron padeciendo la enfermedad cuando incrementamos la cantidad de grasas en sus dietas».

Fármacos para la diabetes tipo 2

El nuevo tratamiento, según destacan los autores, podría facilitar el desarrollo de nuevos tratamientos para la diabetes tipo 2 incluso en las fases tardías de la enfermedad –esto es, en las que las células beta pancreáticas dejan de producir insulina de forma definitiva–. No en vano, resalta Lydia Makaroff, de laFederación Internacional de Diabetes (IDF), a propósito de los resultados, «a día de hoy no contamos con tratamientos eficaces para las fases tardías de la diabetes tipo 2. Y los necesitamos desesperadamente. Pero este estudio mejora de manera muy sustancial nuestra comprensión sobre la diabetes tipo 2, lo que permitirá el diseño de mejores estrategias y fármacos para la diabetes en el futuro».

Como refiere Adrian Liston, «el gran problema en el desarrollo de fármacos para las fases tardías de la diabetes tipo 2 es que hasta ahora no contábamos con modelos animales para las fases en las que se produce la muerte de las células beta. De hecho, los modelos previos siempre se han basado en las fases iniciales de la disfunción metabólica hepática, lo que ha posibilitado desarrollar buenos fármacos para tratar los estadios iniciales de la enfermedad».

Y en este contexto, concluye el director del estudio, «nuestro modelo con ratones permite, por primera vez, testar los nuevos fármacos antidiabéticos que actúan sobre las células beta que aún no se han destruido. Hay muchos fármacos prometedores ya en desarrollo que solo necesitaban un modelo animal en el que poder ser probados. Y quién sabe, igual hay compuestos útiles escondidos entre las medicinas tradicionales que podrían ser descubiertos con el empleo de nuestro modelo en ensayos clínicos».



































































































































































Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

DIABETES: UN GRAN VIAJE CON DIABETES

Javier Pérez

Javier Pérez y su gran viaje con diabetes

23 de marzo de 2016 • DIABETES EXPERIENCE DAY

Tras un año viajando por el mundo Javier Pérez, con diabetes tipo 1, acudió alDiabetes Experience Day para contarnos como es viajar por el mundo y que precauciones hay que tomar cuando uno lleva a la diabetes en la mochila. Javier Pérez, gallego de nacimiento y madrileño de adopción, nos relató como han sido estos meses en los que ha estado viviendo en los cinco continentes. Una experiencia extrema para la que con información, conocimiento y apoyo la diabetes tampoco es un factor limitante.

Los consejos de Javier, se podrían resumir, como los de un gran viajero, en la planificación de las cosas. Cuanto mayor y mejor sea esa previsión mejor irán las cosas. Cuestiones como saber el tiempo que vas a estar de viaje, el clima tradicional que hará a los lugares donde acudas, todo el tema de las regulaciones legales y sobretodo el tipo de comidas de la zona visitada, ayuda a que el viaje no suponga ningún problema para una persona con diabetes.

Javier Pérez nos habló de su particular kit del viajero. Un kit en el que todo debe estar multiplicado por dos, y ser transportado en mochilas separadas. Por ejemplo las dosis de insulina. Javier Pérez nos contó que el cuenta las dosis que necesita cada día y las multiplica por dos, de esa manera va con excedente ante lo que pueda pasar.

Además es muy importante la documentación. Un certificado de que eres persona con diabetes se hace indispensable ante cualquier parada de la autoridad que pregunte por el material que llevas en la mochila. En ese kit Javier Pérez también lleva una nevera pequeña y sus inseparables bolsas impermeables que le han sacado de más de un aprieto logístico.

Durante el viaje la comunicación es clave, hay que decir que tienes diabetes a todas aquellas personas que te acompañen. Es la mejor manera de que estas se conviertan en tu mejor salvaguarda. Otro de los consejos que nos ofreció Javier es que la insulina viaje siempre con vosotros, las bodegas de aviones o camiones nos son buenas consejeras para el mantenimiento de la insulina.

Con respecto al tema comida, hay que intentar contar las raciones que hay aunque en muchos lugares ni siquiera se sepa lo que es cada alimento. La clave es siempre la de realizarse muchos controles. En definitiva que no hay que tener miedo a viajar con diabetes porque todo tiene solución.


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile