jueves, 13 de marzo de 2014

al alcoholismo

Coaching: ¿qué hacer ante el alcoholismo?, por @MilagroMendoza

 / 13 marzo 2014
Un 'eyeballing', en ejecución
Para muchas personas, tomar alcohol es solo una forma placentera de relajarse. Sin embargo, las personas con trastornos por consumo de alcohol toman en exceso, poniendo en peligro sus vidas y las de los demás. Esta hoja informativa de preguntas y respuestas explica los problemas ocasionados por el consumo de alcohol y cómo los psicólogos pueden ayudar a las personas a recuperarse.
¿Cuándo es que tomar alcohol se convierte en un problema?
Para la mayoría de los adultos, el consumo moderado de alcohol, no más de dos bebidas por día para los hombres y una para las mujeres y personas mayores, es relativamente inofensivo. (Una "bebida" significa 1,5 onzas de bebidas fuertes, 5 onzas de vino o 12 onzas de cerveza, que en todos los casos contienen 0,5 onzas de alcohol).
El consumo moderado, sin embargo, reside en un extremo del rango que va desde el abuso de alcohol hasta la dependencia del alcohol:
  • El abuso de alcohol es un patrón de consumo de bebidas que deriva en consecuencias adversas importantes y recurrentes. Las personas que abusan del alcohol pueden no cumplir con sus obligaciones importantes en la escuela, el trabajo o la familia. Pueden tener problemas legales relacionados con el consumo de alcohol, como repetidos arrestos por conducir bajo los efectos del alcohol. Pueden tener problemas de relación asociados con la bebida.
  • Las personas con alcoholismo "técnicamente conocido como dependencia del alcohol" pierden el control confiable de su consumo de alcohol. No importa qué tipo de alcohol uno tome y ni siquiera la cantidad: las personas dependientes del alcohol a menudo no pueden dejar de tomar una vez que comienzan. La dependencia del alcohol se caracteriza por la tolerancia (la necesidad de tomar más para lograr la misma euforia) y el síndrome de abstinencia si la bebida se interrumpe bruscamente. Los síntomas de abstinencia pueden incluir náuseas, sudoración, inquietud, irritabilidad, temblores, alucinaciones y convulsiones.
Si bien se da la mayor atención pública a los problemas graves por consumo de alcohol, hasta los problemas leves y moderados provocan importantes daños a las personas, sus familias y la comunidad.
Según el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA por sus siglas en inglés), 1 de cada 13 adultos en los Estados Unidos abusa del alcohol o es alcohólico en un momento determinado. En 1997 una encuesta del gobierno reveló que los problemas por consumo de bebidas alcohólicas también son comunes entre las personas más jóvenes en los Estados Unidos. Por ejemplo, casi 5 millones de jóvenes, entre 12 y 20 años, beben cantidades muy elevadas de alcohol en cortos períodos de tiempo, según lo cual las mujeres consumen como mínimo cuatro bebidas una tras otra y los hombres como mínimo cinco.
¿Qué provoca los trastornos relacionados con el alcohol?
Los problemas con el alcohol tienen múltiples causas, y los factores genéticos, fisiológicos, psicológicos y sociales desempeñan un papel importante. No todas las personas se ven igualmente afectadas por cada causa. Para algunas personas que abusan del alcohol, los rasgos psicológicos como impulsividad, baja autoestima y una necesidad de aprobación provocan que se beba alcohol de manera inapropiada. Algunas personas toman para sobrellevar o "curar" problemas emocionales. Los factores sociales y del entorno, como la presión de los compañeros y la fácil disponibilidad del alcohol, pueden jugar roles clave. La pobreza y el abuso físico o sexual aumentan las probabilidades de desarrollar dependencia al  alcohol.
Los factores genéticos hacen que algunas personas sean especialmente vulnerables a la dependencia del alcohol. Contrariamente a lo que se cree, ser capaz de beber sin que se le note, significa que usted está en un mayor riesgo, y no menor, de tener problemas con el alcohol. Sin embargo, los antecedentes familiares de problemas con el consumo de alcohol no significan que los hijos de quienes tienen estos problemas automáticamente crecerán y tendrán los mismos problemas, del mismo modo que la ausencia de problemas con el consumo de alcohol en la familia no necesariamente protege a los niños de desarrollar estos problemas.
Una vez que las personas comienzan a tomar en exceso, el problema puede perpetuarse. Consumir bebidas alcohólicas en exceso puede causar cambios fisiológicos que hacen que beber más sea la única forma de evitar el malestar. Las personas con dependencia del alcohol pueden beber en parte para reducir o evitar el síndrome de abstinencia.
¿Cómo afectan a las personas los trastornos por consumo de alcohol?
Si bien algunas investigaciones sugieren que pequeñas cantidades de alcohol pueden tener efectos cardiovasculares beneficiosos, existe un consenso generalizado de que tomar mucho puede provocar problemas de salud. De hecho, 100.000 personas en los Estados Unidos mueren por causas relacionadas con el alcohol cada año. Los efectos a corto plazo incluyen pérdida de memoria, resaca y amnesia alcohólica. Los problemas a largo plazo asociados con el consumo excesivo de alcohol incluyen trastornos estomacales, problemas cardíacos, cáncer, daños cerebrales, pérdida de memoria grave y cirrosis hepática. Los bebedores empedernidos también aumentan de forma notoria sus posibilidades de morir debido a accidentes automovilísticos, homicidios y suicidios. Si bien es más probable que los hombres desarrollen el alcoholismo que las mujeres, la salud de las mujeres se ve más afectada hasta con bajos niveles de consumo de alcohol.
Los problemas con el alcohol también tienen un impacto muy negativo en la salud mental. El abuso de alcohol y el alcoholismo pueden empeorar condiciones existentes como la depresión o provocar nuevos problemas como la pérdida grave de memoria, la depresión o la ansiedad.
Los problemas con el alcohol no solo lastiman al bebedor. Según la NIAAA, más de la mitad de las personas en los Estados Unidos tienen como mínimo un familiar cercano con un problema por consumo de alcohol. Es más probable que las esposas y los hijos de los bebedores empedernidos experimenten violencia familiar así como que los niños enfrenten abuso físico y sexual, abandono y desarrollen problemas psicológicos. Las mujeres que consumen alcohol durante el embarazo corren serios riesgos de causar daño al feto. Amigos y familiares pueden morir o resultar heridos en accidentes y asaltos relacionados con el alcohol.
¿Cuándo se debe buscar ayuda?
A menudo las personas ocultan su consumo de bebidas alcohólicas o niegan tener un problema. ¿Cómo puede saber si usted o alguien que conoce está en dificultades? Los signos de un posible problema incluyen tener amigos o parientes que expresan preocupación, enojarse cuando las personas critican que bebe demasiado, sentirse culpable por beber y pensar que debe dejar de hacerlo pero sentirse incapaz de lograrlo y/o necesitar una bebida por la mañana para calmar sus nervios o aliviar la resaca.
Algunas personas que tienen problemas con el alcohol hacen un gran esfuerzo para resolverlos, y con frecuencia, con el apoyo de familiares y/o amigos, pueden recuperarse por cuenta propia. Sin embargo, aquellas personas con dependencia del alcohol no suelen dejar de tomar sólo con fuerza de voluntad; muchas necesitan ayuda externa. Pueden requerir una desintoxicación supervisada por un médico para evitar los síntomas potencialmente mortales del síndrome de abstinencia como las convulsiones. Una vez que las personas están estabilizadas, pueden necesitar resolver los problemas psicológicos asociados con el consumo de alcohol.
Hay varias maneras disponibles para abordar el tratamiento de los problemas con el alcohol. Ninguna es la mejor para todas las personas.
¿Cómo puede ayudar un psicólogo?
Los psicólogos que están capacitados y experimentados para tratar los problemas con el alcohol pueden ayudar de muchas maneras. Antes de que el bebedor busque ayuda, un psicólogo puede guiar a la familia u otras personas a ayudar a que la motivación para cambiar aumente en el bebedor.
Un psicólogo puede comenzar con el bebedor evaluando los tipos y grados de problemas que experimenta. Los resultados de la evaluación pueden ofrecer una guía inicial al bebedor sobre qué tratamiento debe buscar y ayudar a motivarlo para que se someta al tratamiento. Las personas que tienen problemas con el consumo de alcohol mejoran indudablemente sus posibilidades de recuperación al buscar ayuda temprano.
Al recurrir a uno o más tipos de terapias psicológicas, los psicólogos pueden ayudar a las personas a abordar los problemas psicológicos subyacentes a sus problemas con el alcohol. Varias de estas terapias, incluyendo la terapia cognitiva conductual que facilita el desarrollo de habilidades para sobrellevar situaciones difíciles y la terapia de estimulación motivacional (MET por sus siglas en inglés), fueron desarrolladas por psicólogos. Las terapias adicionales incluyen terapias de facilitación en 12 pasos que asisten a quienes tienen problemas con el consumo de alcohol a usar programas de autoayuda como Alcohólicos Anónimos (AA). Las tres terapias, terapia cognitiva conductual para sobrellevar situaciones difíciles, terapia de estimulación motivacional y terapia de facilitación en 12 pasos, demostraron su eficacia a través de ensayos de tratamiento a gran escala bien diseñados. Estas terapias pueden ayudar a las personas a estimular su motivación para dejar de tomar, identificar las circunstancias que desencadenan el consumo de bebidas alcohólicas, aprender nuevos métodos para sobrellevar situaciones de alto riesgo que propician la bebida y desarrollar sistemas de apoyo social dentro de sus comunidades.
Muchas personas que tienen problemas con el consumo de alcohol tienen también otros problemas de salud, como ansiedad y depresiones graves, que ocurren al mismo tiempo. Los psicólogos pueden ser de gran ayuda para diagnosticar y tratar estos problemas psicológicos que ocurren al mismo tiempo cuando comienzan a crear problemas. Además, un bebedor en tratamiento puede recibir servicios de muchos profesionales de la salud y un psicólogo puede desempeñar un papel importante en la coordinación de estos servicios.
Los psicólogos también pueden brindar terapias de pareja, familiares y de grupo, que a menudo resultan útiles para reparar relaciones interpersonales y el éxito a largo plazo para resolver los problemas ocasionados por el consumo de alcohol. Las relaciones familiares influyen en la conducta relacionada con el consumo de alcohol y estas relaciones suelen cambiar durante la recuperación de la persona. El psicólogo puede ayudar al bebedor y su pareja a recorrer estas transiciones complejas, ayudar a las familias a entender el problema del consumo de alcohol, aprender a brindar apoyo a familiares en el proceso de recuperación y remitir a los familiares a grupos de autoayuda como Alcohólicos Anónimos y Alateen.
Dado que una persona puede experimentar una o más recaídas y volver a consumir alcohol, puede ser fundamental contar con un profesional de la salud adecuado como un psicólogo de confianza con el que la persona pueda analizar y aprender de estos hechos. Si el bebedor no puede resolver sus problemas con el consumo de alcohol enteramente, un psicólogo puede ayudarlo a reducir el consumo de alcohol y minimizar los problemas.
Los psicólogos pueden también hacer remisiones a grupos de autoayuda. Incluso al terminar el tratamiento formal, muchas personas buscan apoyo adicional continuando su participación en dichos grupos.
Los trastornos relacionados con el consumo de alcohol afectan gravemente el funcionamiento y la salud. Sin embargo, las posibilidades de una recuperación exitosa a largo plazo para quienes buscan la ayuda adecuada son buenas. Los psicólogos ponen en práctica sus sólidos conocimientos para ayudar a las personas a resolver los problemas con el consumo de alcohol y trabajan para poner a disposición servicios de tratamiento cuando sea necesario.

Fuentes: Centro de apoyo de APA
Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en “Responsabilidad Social Empresarial” de la ONU
Diplomado en “Gestión del Conocimiento” de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

DIABETES ESPAÑA: Sólo la mitad de los pacientes con diabetes se toma los fármacos como se los prescribe su médico

EL COPAGO HACE QUE MUCHOS NO VAYAN A POR SUS MEDICINAS

Sólo la mitad de los pacientes con diabetes se toma los fármacos como se los prescribe su médico

Desayuno DiaBalance sobre diabetes
Foto: ERNESTO AINAUD/EUROPA PRESS

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Actualmente se estima que casi la mitad de las personas con diabetes en España no tienen bien controlada su enfermedad, en parte porque solo la mitad de los pacientes se toman los fármacos orales tal y como se los prescribe su médico y un 25 por ciento de los pacientes con insulina no cumple bien con su tratamiento.

   Así lo ha asegurado Josep Franch, del Grupo para el Estudio de la Diabetes en Atención Primaria (GEDAPS) de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria, en el desayuno-coloquio Diabalance 'Retos y Respuestas a la Diabetes, la pandemia del siglo XXI', organizado por Europa Press, donde ha lamentado que esta falta de adherencia al tratamiento de muchos pacientes impida alcanzar un control óptimo de la enfermedad.

   En esta falta de cumplimiento de la medicación influyen muchos factores, como falsos mitos o creencias erróneas sobre los tratamientos, asegura Franch, que también reconoce que en este mal control también tienen culpa los médicos.

  "Uno de los grandes problemas de este mal control es la inercia de los profesionales sanitarios de seguir haciendo igual las cosas", reconoce este médico de familia, lo que hace que en ocasiones se tarden hasta tres años en modificar o intensificar los tratamientos después de haber percibido un cambio en la enfermedad.

   Además, la situación actual de la sanidad española tampoco ayuda, principalmente por la presencia de consultas cada vez más masificadas o por la puesta en marcha de medidas como el nuevo sistema de copago según renta.

   En este sentido, Franch ha reconocido que en la diabetes, como en otras patologías, están viendo como hay pacientes que están dejando de ir comprar sus medicamentos, observando diferencias entre lo que se prescribe y lo que realmente se consume.

   El presidente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), Aureliano Ruiz, ha confirmado esta situación. "Estamos en crisis y la gente lo está pasando más", ha aseverado.

   No obstante, avisa de que el efecto disuasorio que está provocando esta medida "va a salir caro" a las autoridades sanitarias ya que si la enfermedad no se trata correctamente aumenta el riesgo de complicaciones, como la hipoglucemia, ya que "cada episodio cuesta unos 3.000 euros tratarlo y con eso se podrían comprar muchos fármacos".

   El director del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Ramón Gomís, ha reconocido que muchos de los fármacos que necesitan estos pacientes son baratos pero las autoridades deben prestar atención a aquellas personas más desfavorecidas para las que "no hay copago que valga".

LA DIABETES, LA "GRAN OLVIDADA" DE LA INVESTIGACIÓN

   Este experto ha defendido la importancia de seguir trabajando en el desarrollo de nuevos tratamientos para mejorar la calidad de vida de estos pacientes y ha lamentado que la diabetes sea "la gran olvidada" de la investigación internacional. "En casi cien años no hemos sabido cual es la causa de la diabetes infanto-juvenil y, aunque se pensó que la habíamos curado, lo que hemos hecho es cronificarla".

   Asimismo, también ha destacado la importancia de incidir en estos pacientes en la necesidad de que, además de la medicación, también introduzca cambios en sus hábitos de vida, tanto en la alimentación como en la actividad física.

   "En España la nutrición y el ejercicio físico no forman parte del 'abc' de nuestro día a día", ha lamentado Gomís, quien recomienda formas "muy simples" para estar activos como 30-40 minutos de paseo activo todos los días, lo que resulta "tan beneficioso como realizar ejercicios más complejos".

   A ello hay que unir la mejora de los hábitos alimenticios y tener un buen control de lo que se come. En ello juega un papel importante la industria de la alimentación, según ha reconocido José Ramón Pérez, director de DiaBalance, marca desarrollada por Pascual y Esteve para ofrecer soluciones específicas para estos pacientes.

   "Debemos ayudar a las personas con diabetes a superar los retos que tienen en su día a día, sobre todo en el caso de la alimentación", según ha defendido, para lo que han desarrollado una gama de 15 alimentos con baja carga glucémica para que "no tengan que renunciar a algo tan placentero como el comer".













































































































































Fuente:EUROPAPRESS

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en “Responsabilidad Social Empresarial” de la ONU
Diplomado en “Gestión del Conocimiento” de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile