lunes, 6 de octubre de 2014

Trabajar más de 55 horas semanales aumenta 30% riesgo de sufrir diabetes

Trabajar más de 55 horas semanales aumenta 30% riesgo de sufrir diabetes

Un estudio realizado por la Escuela de Epidemiología de la Universidad de Londres, determinó que quienes tienen trabajos sedentarios, y por muchas horas están en la primera línea de riesgo.

 hs
Se determinó que quienes tienen trabajos sedentarios, y por muchas horas están en la primera línea de riesgo.
Quienes tienen trabajos que les ocupan más de 55 horas semanales tienen hasta 30% más posibilidad de desarrollar diabetes de tipo 2, en comparación con los que trabajan entre 35 y 40 horas por semana, según el relevamiento.
El estudio fue llevado a cabo entre casi un cuarto millón de personas laboralmente activas, estudiadas en un período promedio de 7 años.
La diabetes está provocada por la incapacidad del cuerpo para evitar que la glucosa permanezca en la sangre, algo que habitualmente se ha asociado con la inactividad física y una dieta abusiva en azúcares y grasas; ahora sin embargo, el componente laboral se ha sumado a las variables de riesgo, con conclusiones que se publican en “The Lancet Diabetes ande Endocrinology”.

Algunas hipótesis sobre el vínculo entre el trabajo y la enfermedad

Las causas concretas del vínculo entre el exceso laboral y la aparición de la diabetes, se limitan a hipótesis, aunque los científicos creen que quienes no comen tranquilamente en horas adecuadas, consumen alimentos “chatarra” altamente grasos y con azúcares en exceso, lo que podría explicar parte del problema. A ello deben sumarse los cuadros de estrés y tensión excesiva entre quienes comen sin dejar de trabajar.
Los especialistas apuntan ahora a una atenciòn específica de las condiciones laborales de cada persona, además de un programa de ejercicios y dietas equilibradas, como forma de prevenir el desarrollo de la enfermedadque afecta a casi 400 millones de personas en el mundo y es considerada una de las de mayor multiplicación. La diabetes 2 es la que padece el 90% de los afectados, en igual proporción en hombres que en mujeres.