jueves, 20 de junio de 2013

desde Mayo Clinic

No hay que ignorar una nueva debilidad muscular

por  • 20 de junio de 2013

iStock_000023977665Illustra_robodreadNo se debe ignorar aquella debilidad muscular nunca antes sentida, dice la Mayo Clinic. Sentir repentinamente debilidad muscular puede ser la señal de un accidente cerebrovascular o de otro problema grave que amerita atención médica. 

Aquel debilitamiento que se presenta de manera más gradual puede relacionarse con varias enfermedades. Sin embargo, cualquiera que sea la causa, perder fuerza puede contribuir a mayor riesgo de sufrir caídas, menos fortaleza ósea y ganancia de peso.

El movimiento muscular empieza con una señal cerebral que viaja por la médula espinal, atravesando las vías nerviosas y zonas donde se conectan los nervios con los músculos. Cualquier interferencia en las vías puede derivar en debilidad muscular. Las causas de dicha interferencia pueden ser:

• Enfermedades del cerebro o de la médula espinal. El deterioro cognitivo, los temblores, la rigidez, los espasmos musculares y la hiperreflexia son algunos signos de enfermedad del cerebro o médula espinal. Un accidente cerebrovascular o los trastornos cerebrales, como la enfermedad de Parkinson, pueden provocar debilidad y dificultar la coordinación o inicio del movimiento muscular. Una resonancia magnética puede ayudar a diagnosticar muchas afecciones que afectan el cerebro y la médula espinal.

• Daño a los nervios periféricos. Esto puede interrumpir las señales enviadas por el cerebro y se presenta en varias zonas del cuerpo. Además de la debilidad, el daño nervioso también puede ocasionar pérdida de la sensibilidad y disminución de los reflejos y del tono muscular. Cuando se sospecha unaneuropatía periférica, los análisis de sangre pueden servir para identificar la afección subyacente, tal como la diabetes, una enfermedad inflamatoria o genética y/o una deficiencia nutritiva. 

• Problemas de la unión entre nervios y músculos. Las enfermedades que se encuentran dentro de esta categoría incluyen a la miastenia gravis y al síndrome de Lambert-Eaton, que generalmente ocasionan debilidad. Dicha debilidad aumenta con la actividad de un grupo muscular en particular. Las características de la enfermedad incluirían descenso del párpado, visión doble, arrastrar el habla y dificultad para tragar y respirar.

• Enfermedades musculares. La debilidad puede ser producto de una enfermedad muscular sin participación de los nervios. Entre los ejemplos de estas afecciones están las enfermedades inflamatorias, como la polimiositis y la dermatomiositis.

• Otras enfermedades. A veces, la debilidad es el signo de una enfermedad no diagnosticada, como la artritis reumatoide, el lupus, la enfermedad de Lyme o la diabetes. Muchas otras afecciones también pueden contribuir a que una persona sienta debilidad, entre ellas, los problemas del sueño, la depresión, el dolor y una enfermedad crónica.

De todas las causas para debilidad muscular, el mal estado físico es la más común. Afortunadamente, casi todos podemos hacer algún tipo de ejercicio para mantener o recuperar la fuerza muscular.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © iStockphoto.com / robodread


Fuente:vidaysalud

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile