lunes, 26 de septiembre de 2011

DIABETES CHILE INSULINA CLARGINA

INSULINA CLARGINA

Nota importante

DESCRIPCION

La insulina glargina es un análogo de una insulina humana, de larga duración, obtenida mediante ingeniería genética. Es producida por una cepa de laboratio de Escherichia coli no patógeno en el que se han insertado el gen de la insulina humana ligeramente modificado. La insulina glargina difiere de la insulina humana regular en que se ha sustituído el aminoácido asparagina de la posición A21 por una glicina y se añadido dos argininas al carboxilo terminal de la cadena B

Mecanismo de acción: la insulina glargina es muy similar a la insulina humana en cuanto a su cinética de la unión al receptor de la insulina.Por este motivo, su efecto farmacológico es del mismo tipo que el de la insulina regular. La actividad principal de las insulinas, incluida la insulina glargina, es la regulación del metabolismo de
la glucosa. La insulina y sus análogos reducen los niveles de glucemia mediante la estimulación de la captación periférica de glucosa, especialmente por parte del músculo esquelético y del tejido adiposo, y la inhibición de la producción hepática de glucosa .Además, la insulina inhibe la lipólisis en el adipocito, inhibe la proteólisis y estimula la síntesis de proteínas.

Farmacocinética: la insulina glargina ha sido diseñada para que tenga baja solubilidad a un pH neutro. Es completamente soluble al pH ácido de la solución inyectable, pero tras su inyección en el tejido subcutáneo, la solución ácida es neutralizada, dando lugar a la formación de microprecipitados a partir de los cuales se liberan continuamente pequeñas cantidades de insulina glargina, proporcionando un suave y predecible perfil de concentración/tiempo sin pico, con una duración de acción prolongada. La inyección de insulina glargina una vez al día alcanza niveles de estado estacionario 2-4 días después de la primera dosis. Por vía intravenosa la semivida de eliminación de la insulina glargina y de la insulina humana son comparables

En el hombre, la insulina glargina se degrada parcialmente en el tejido subcutáneo por el extremo carboxílico de la cadena Beta con formación de los metabolitos activos 21A-Gly-insulina y 21A-Glydes- 30B-Thr-insulina. También están presentes en el plasma la insulina glargina sin modificar y productos de degradación.

La insulina glargina, por su perfil farmacocinético se presta especialmente, cuando se combina con la insulina lispro, a formar parte de programas matemáticos de simulación por ordenador que tienen en cuenta los requerimientos de insulina en función del índice glucémico y carga glucémica de las comidas, de la disponibilidad de la insulina endógena, así como de la resistencia del paciente a la insulina.

 

Toxicidad: los estudios convencionales sobre toxicidad a dosis repetidas, genotoxicidad, potencial carcinogénico, y toxicidad para la reproducción no han puesto de manifiesto que la insulina glargina posea algún potencial de riesgo para el hombre.

En ratas y conejos, se han llevado a cabo estudios de carcinogénsis de dos años de duración con dosis de insulina glñrgina de 0.455 mg/kg, dosis de son aproximadamente equivalentes a 10 veces la dosis humana inicial y 5 veces la dosis humana, respectivamente. Debida a una excesiva mortalidad en las hembras, los hallazgos obtenidos no son representativos. En los machos, tanto ratones como ratas, se observaron histiocitomas que no estuvieron presentes en los grupos de control ni en los tratados con insulina regular. Se desconoce la relevancia clínica de estos hallazgos.

En los tests de mutagenésis en células bacterianas o de mamífero y en los tests in vivo, la insulina glargina estuvo desprovista de actividad clastogénica

En los estudios combinados de fertilidad y peri y post-natal en rata con dosis unas 7 veces mayores que las recomendadas en el hombre, se observó una cierta mortalidad debida a hipoglucemias maternales. Los mismos efectos se observaron en las ratas tratadas con insulina NPH

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Tratamiento de la diabetes mellitus

Administración subcutánea:

  • Adultos, adolescentes y niños: la insulina glargina está indicada en el tratamiento de diabetes mellitus en adultos, adolescentes y niños a partir de los 6 años, cuando se precise tratamiento con insulina. Las dosis de insulina glargina se deben ajustar de manera individual, pero se deben administrar siempre a la misma hora del día. En pacientes con diabetes tipo 2, también se puede administrar insulina glargina junto con antidiabéticos orales.

La potencia de este medicamento se establece en unidades. Estas unidades son exclusivas de la insuliba glargina y no son las mismas que las UI o las unidades utilizadas para expresar la potencia de otros análogos de insulina.

Cuando un paciente es transferido desde otras insulinas de larga duración (p.ej insulina NPH o insulina untralenta) a insulina glargina, en general no es necesario cambiar las dosis. Sin embargo, si un paciente es transferido desde la insulina glargina a otros insulinas, en general se deben aumentar las dosis en un 20%. No obstante, se recomienda ajustar las dosis para cada paciente cuando se transfiere de unas insulinas a otras

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

La insulina glargina está contraindicada en el caso de hipoglucemia o en aquellos pacientes que hayan mostrado una hipersensibilidad a la insulina glargina o cualquiera de los componentes de su formulación

Los potenciales efectos adversos asociados a todas las insulinas incluyendo la insulina glargina son la hipoglucemia y la hipokaliemia. Debido a los efectos de la insulina glargina se manifiestan de una forma diferente a los de otras insulinas, se tomarán precauciones especiales en aquellos pacientes predispuestos, como por ejemplo los que tengan neuropatías o estén bajo tratamiento con fármacos que reducen el potasio. Otros efectos adversos potenciales son la lipodistrofia y las reacciones de hipersensibilidad

Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

La insulina glargina se clasifica dentro de la categoría C de riesgo en el embarazo. La insulina glargina ha sido administrada a ratas hembras antes y durante el embarazado en dosis de hasta 0.36 mg/kg/día (unas 7 veces la dosis recomendada en el hombre para iniciar un tratamiento). En los conejos se administraron dosis de 0.072 mg/kg/día (el doble de la humanas) durante el período de organogenesis. En general, los efectos de insulina glargina no fueron diferentes de la insulina regular, si bine en los conejos se observó en algunos fetos una diltación de los ventrículos cerebrales

No se han realizado estudios clínicos adecuados y bien controlados sobre los efectos de la insulina glargina en el hombre, por lo que sólo se recomienda el uso de esta insulina si es claramente necesaria.

Aunque los estudios realizados con la insulina glargina en el embarazo son limitados, muchos estudios realizados con insulinas humanas han demostrado que el control de la glucemia, incluyendo el control post-prandial, favorecen el desarrollo normal del feto. Aunque se conocen bien las complicaciones sobre el feto debidas a la hiperglucemia, también se ha descrito toxicidad fetal debida a hipoglucemias maternas. Las necesidades de insulina usualmente disminuyen durante el primer trimestre y aumentan durante el segundo y tercer trimestre. Es absolutamente necesario un control adecuado de la glucemia durante todo el embarazo y, durante el período perinatal también se debe mantener una vigilancia intensa sobre los niños nacidos de madres diabéticas

Se desconoce si la insulina glargina se excreta en le leche humana. Por lo tanto, debido a muchas insulinas si que lo hacen se deberán tomar precauciones especiales durante la lactancia. Es posible que sean necesarios reajustes de las dosis de la insulina glargina.

 

INTERACCIONES

Diversas sustancias afectan al metabolismo de la glucosa y pueden requerir el ajuste de la dosis de insulina glargina. Entre las sustancias que pueden intensificar el efecto hipoglucemiante e incrementar la sensibilidad a
la hipoglucemia se cuentan los medicamentos antidiabéticos orales, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), la disopiramida, los fibratos, la fluoxetina, los inhibidores de la mono amino-oxidasa, la pentoxifilina, el propoxifeno, los salicilatos y los antibióticos del tipo de las sulfamidas.
Entre las sustancias que pueden reducir el efecto hipoglucemiante se incluyen los corticosteroides, el danazol, el diazóxido, los diuréticos, el glucagón, la isoniazida, los estrógenos y los progestágenos, los derivados de fenotiacina, la somatotropina, los agentes simpaticomiméticos (p.ej. epinefrina, salbutamol, terbutalina) las hormonas 6iroideas, medicamentos antipsicóticos atípicos (p. ej. clozapina y olanzapina) e inhibidores de la proteasa.
Los betabloqueantes, la clonidina, las sales de litio o el alcohol pueden potenciar o debilitar el efecto hipoglucemiante de la insulina. La pentamidina puede provocar hipoglucemia, que algunas veces puede ir seguida de una hiperglucemia

Por otra parte, los beta-bloqueantes pueden enmascarar los síntomas de una hipoglucemia

Son muy numerosas las plantas medicinales con efectos antidiabéticos cuyos mecanismos de acción son más o menos conocidos. Así, los extractos de Morus Alba, contiene la 1-desoxinojirimicina, una sustancia inhibidora de las glucosidasas de puede reducir la glucemia post-prandial. En todos los casos en los que se consuma una planta medicinal con insulinas, deberá mantenerse una estricta monitorización de la glucosa
 

REACCIONES ADVERSAS

Hipoglucemia: es la reacción adversa más frecuente de la insulina, que de acuerdo a su gravedad se manifiesta clínicamente por signos neuroglucopénicos (sudación, hambre, parestesias, palpitaciones, temblor, ansiedad, confusión, desvanecimiento, visión borrosa) en caso de hipoglucemias leves a moderadas, o por crisis convulsivas y coma en caso de hipoglucemias severas

Alergia a la insulina: es consecuencia de respuestas inmunológicas a contaminantes menores de las preparaciones de insulina, a agregados de insulina, a insulina desnaturalizada o a sustancias que se añaden a su formulación como protamina, zinc, fenol u otros. Suele ser bastante rara, pero potencialmente peligrosa. Se caracteriza por producir rash con prurito en todo el cuerpo, disnea, pulso rápido, reducción de la presión arterial y sudoración. También se han descrito reacciones localizadas y mialgias generalizadas debidas al preservativo (cresol) utilizado en la formulación

La administración de insulina puede dar lugar a la formación de anticuerpos antiinsulina. En ciertos estudios clínicos se han observado anticuerpos que presentaban reacción cruzada con la insulina humana y la insulina glargina, con la misma frecuencia tanto en los grupos de tratamiento con insulina-NPH como con insulina glargina. En raras ocasiones, la presencia de estos anticuerpos antiinsulina puede precisar un ajuste de la dosis de insulina para corregir una tendencia a la hiper o a la hipoglucemia

Al igual que con cualquier terapia insulínica, se puede producir una lipodistrofia en el punto de inyección que retrase la absorción local de la insulina. La rotación continua del punto de inyección dentro de una misma área de inyección puede ser útil para reducir o evitar estas reacciones.
Se han descrito reacciones en el punto de inyección que incluyen enrojecimiento, dolor, prurito, urticaria, tumefacción o inflamación. La mayor parte de las reacciones leves a la insulina, en el punto de inyección, se resuelven habitualmente en unos días o en pocas semanas.

Sobredosis: puede producirse hipoglucemia como resultado de un exceso de insulina en relación con la ingesta de hidratos de carbono, con la práctica de ejercicios o con ambas. Es necesario en estos casos ajustes en los tres parámetros: dosis de insulina, dieta y ejercicio. En el caso de episodios de hipoglucemia graves con coma, convulsiones o alteraciones neurológicas se debe proceder a la inyección de glucagón subcutáneo/intramuscular o a la administración intravenosa de glucosa

PRESENTACIÓN

Insulina Lantus

REFERENCIAS

  • Levit S, Toledano Y, Wainstein J. Improved glycaemic control with reduced hypoglycaemic episodes and without weight gain using long-term modern premixed insulins in type 2 diabetes. Int J Clin Pract. 2011 Feb;65(2):165-71
  • Buse JB, Wolffenbuttel BH, Herman WH, Hippler S, Martin SA, Jiang HH, Shenouda SK, Fahrbach JLThe DURAbility of Basal versus Lispro mix 75/25 insulin Efficacy (DURABLE) trial: comparing the durability of lispro mix 75/25 and glargine. Diabetes Care. 2011 Feb;34(2):249-55.
  • Cengiz E, Tamborlane WV, Martin-Fredericksen M, Dziura J, Weinzimer SA.Early pharmacokinetic and pharmacodynamic effects of mixing lispro with glargine insulin: results of glucose clamp studies in youth with type 1 diabetes.Diabetes Care. 2010 May;33(5):1009-12. Epub 2010 Feb 11.
  • Bolli GB, Kerr D, Thomas R, Torlone E, Sola-Gazagnes A, Vitacolonna E, Selam JL, Home PD .Comparison of a multiple daily insulin injection regimen (basal once-daily glargine plus mealtime lispro) and continuous subcutaneous insulin infusion (lispro) in type 1 diabetes: a randomized open parallel multicenter study. Diabetes Care. 2009 Jul;32(7):1170-6.
  • Garg S, Moser E, Dain MP, Rodionova A. Clinical experience with insulin glargine in type 1 diabetes. Diabetes Technol Ther. 2010 Nov;12(11):835-46

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile