sábado, 16 de julio de 2011

diabetes A comer fresas

A comer fresas

Cuando yo era adolescente, el mundo se dividía en los gruexos y los fresas. Los gruesos escuchaban a The Doors y los fresas a Donovan; los primeros seguían a Black Sabbath (en el Jurásico de los darketos) y los segundos... a los Monkees. La palabra fresa era, pues, un apelativo de desprecio para la música suave, las baladas y cosas de esas, alejadas del machismo previo al heavy metal.

Mañana la palabra quizás tenga un valor distinto: la fresa, la humilde fresa, ese producto abundante en Irapuato, podría convertirse en la base de una serie de terapias médicas para atender primero a los diabéticos, pero también a otra clase de prójimos deteriorados aquí y allá.

Pero permítanme echar a un lado la jerga oracular para explicar por qué las fresas parecen encaminadas a un sitio estelar en el arsenal médico. En los últimos tiempos estas frutas han demostrado capacidades insospechadas.

Resulta que muchas frutas y verduras contienen, entre sus ingredientes, un compuesto llamado fisetina. Hace diez años, Pam Maher, del Instituto Salk, identificó a la fisetina como un flavonoide neuroprotector, y desde entonces ha perseguido sus propiedades positivas. Así encontró, por ejemplo, que este compuesto era capaz de hacer vivir más tiempo a neuronas cultivadas in vitro, o que mejoraba la memoria en ratones sanos.

Ahora Maher y otros científicos concluyeron que la fisetina reduce algunas de las complicaciones renales y cerebrales vinculadas a la diabetes. Probaron la idea con ratones Akita, roedores que funcionan como un modelo animal de la diabetes. En concreto, estos ratones tienen muy alto el azúcar en la sangre, y también padecen problemas en riñones, retina y circuitos neuronales propios de pacientes diabéticos.

Cuando se alimentó a ratones Akita con una dieta rica en fisetina, la diabetes no se les quitó, pero sí se atenuaron sus problemas en los riñones y se redujeron los niveles de proteína en la orina. También aplacaron su ansiedad.

A la hora de ponerles una lupa en el cerebro a estos roedores come-fresas, los científicos vieron dos cosas: una, que se redujeron ciertos azúcares causantes de complicaciones en la diabetes; dos, que se aumentaron los niveles de una molécula que estimula la eliminación de los dichos azúcares.

¿Cuál es el chiste de estos asuntos? Que los dichosos azúcares tienen cierta conexión con actividad inflamatoria que, creen muchos, está detrás de algunos tipos de cáncer, como el de próstata. Y otros estudios dicen que la fiseina también le baja el poder a algunas células de cáncer. Y otros estudios relacionan a la fisetina como un probable compuesto capaz de bajar el riesgo de padecer el mal de Alzheimer.

En suma, este compuesto presente en las fresas parece ser poderoso para reducir el riesgo de muchos tipos de problemas, dicen los estudios del Instituto Salk.

Y ya puestos en el camino de cantar loas a las fresas, otros científicos, italianos y españoles, pusieron a voluntarios a comer medio kilo diario de fresas para probar su capacidad antioxidante (léase: para combatir el deterioro del envejecimiento). Hallaron que el consumo de fresas hace que el plasma tenga más capacidad antioxidante y que los glóbulos rojos sean más resistentes al deterioro de la edad.

Para muchos investigadores, compuestos como la fisetina de las fresas, o sea en general los flavonoides presentes en las frutas, son una maravilla contra los daños causados por la oxidación. Por eso recomiendan beber una copa de vino al día (conste: una copa normal y no de una del tamaño del trofeo de futbol).

Nota: otro estudio hecho en Tailandia encontró una forma de potenciar las capacidades antioxidantes de las fresas y su poder contra los radicales libres: bañarlas con alcohol.
O sea que la mejor receta contra las arrugas puede ser una copa de Chardonnay o un vaso de ron con algunas fresas en remojo. Si la fisetina resulta ser inocua, al menos las fresas le habrán dado un sabor especial a esa copa. ¡Salud!

horacio.salazar@milenio.com



CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile