lunes, 15 de marzo de 2010

Los beneficios de los baños

Los beneficios de los baños

Posted: 14 Mar 2010 11:07 PM PDT

Baño romano
Que darnos un baño en agua caliente puede tener beneficios no nos dice nada nuevo, pero quizá hay muchas cosas que no sabíamos como que ya los egipcios, griegos y romanos usaban los baños como culto a la estética; o la existencia de la ducha escocesa y sus innumerables beneficios.

Tanto en nuestro día a día como para una escapada a algún tipo de spa los baños son un apoyo que siempre tendremos ahí en períodos de especial estrés, cansancio o especial agobio tanto físico como mental.

La historia de los baños


Al comienzo de la historia un baño distaba de ser un rato dedicado a nuestro propio aseo. Por ejemplo los egipcios se bañaban con agua y aceites perfumados que sólo los sacerdotes sabían hacer, para así proteger a la piel sometida al adverso clima de aquel país; como es de suponer las clases adineradas tenían esclavos dedicados exclusivamente a bañarles.

En Grecia todo banquete lujoso tenía un rato de baño para los invitados: que además eran untados con aceites de nardo, rosas, almendras y azafrán. Más tarde, ya en las mesas se disponían jarras con agua aromatizada con la cual los esclavos perfumaban a los comensales.

Pero sin duda alguna, nadie ha conseguido superar en cuanto a baños se refiere a los romanos. Crearon baños públicos a donde podían acudir hasta 3.000 personas, unos auténticos balnearios de su etapa: probaban primero el agua fría en el 'frigidarium' para después ir a probar el agua tibia del 'tepidarium' y la sauna del 'caldarium'. La parte del aseo tampoco se dejaba de lado, pues también recibían masajes, depilación y aceites perfumados.

Los baños a día de hoy


Como decía, los baños han cambiado un poco: además de la evolución natural en balnearios y spa, prácticamente todos contamos con un lugar destinado al baño en nuestras casas. Si bien el objetivo principal es el del aseo hay que saber sacarle el máximo provecho a un lugar tan privilegiado en el hogar.

Un baño de agua caliente sin interrupciones de ningún tipo puede ser un auténtico tesoro para cargar las pilas al volver a casa del trabajo si tenemos que afrontar alguna tarea que nos exija un plus de esfuerzo. A mí personalmente me ayuda en una parte tan grande que es de las primeras cosas que he buscado al ver por primera vez mi piso actual.

El ritmo frenético que llevamos a menudo sin control a lo largo de un día puede tener en un baño un momento de recogimiento y de reorganización, de break si así lo queremos llamar: nos servirá para poner las cosas en su sitio, reorganizarnos en todos los sentidos y salir por la puerta a terminar con la mayor energía y tranquilidad las tareas que nos quedan para terminar el día; especialmente si terminamos ese baño caliente con una pequeña ducha fría.

piscina

La ducha escocesa, alternar agua caliente y fría


Se conoce como ducha escocesa al procedimiento de alternar ducha caliente y ducha fría para conseguir beneficios corporales:

  • Tonifica la piel
  • Se fortalece el sistema inmunológico pues las venas se "entrenan" dilatándose y contrayéndose.
  • Se aumenta el riego sanguíneo.
  • Previene enfermedades en vías respiratorias.

Como hemos leído, ya los romanos veían los beneficios de alternar distintas temperaturas y nosotros deberíamos tenerlo en cuenta. Los beneficios de este tipo de baño-ducha son destacados: de hecho es prácticamente un exfoliante natural, ¿A que nunca lo habías pensado?

Saunas, spa y balnearios, un paso más allá


Aunque en mi artículo me haya enfocado a una vertiente más "casera" de los baños, en Mensencia hemos hablado en muchas ocasiones de lo geniales que pueden ser las visitas a lugares como saunas o spa urbanos. Si bien es algo que lógicamente no podemos hacer a diario como los baños sí que podemos tenerlo en cuenta para cuando necesitemos desconectar urgentemente en algún puente.

Especialmente en el caso de las saunas su efecto es mucho más potente que el de un simple baño: con ellas conseguiremos limpiar nuestra piel en profundidad, eliminando todo tipo de toxinas que hemos ido acumulando y que expulsaremos a través del sudor. Aunque como siempre y como con todo no hay que abusar excesivamente del vapor y de los baños calientes, recomendándose un uso máximo de tres veces por semana.

En definitiva, los baños son un aliado natural contra la vida estresada y apurada que todos llevamos, tanto a diario como en forma de "homenaje" de vez en cuando asistiendo a algún lugar como una sauna o un balneario. Y tú, ¿cómo usas los baños?


Foto | Morguefile | Morguefile
En Mensencia | La sauna, nuestra aliada
En Mensencia | A 90º C: los beneficios de sudar en una sauna
En Arrebatadora | Los baños de vapor y sus beneficios

FUENTE: mensencia
Saludos,
 
RODRIGO  GONZALEZ  FERNANDEZ
DIPLOMADO EN RSE DE LA ONU
DIPLOMADO EN GESTION DEL CONOCIMIMIENTO DE ONU
Renato Sánchez 3586, of 10 teléfono: 56-2451113
Celular: 93934521
WWW.CONSULTAJURIDICA.BLOGSPOT.COM
SANTIAGO-CHILE
Solicite nuestros cursos y asesoría en Responsabilidad social empresarial-Lobby corporativo-Energías renovables. Calentamiento Global- Gestión del conocimiento-Liderazgo,Energias Renovables.(Para OTEC, Universidades, Organizaciones )