domingo, 11 de octubre de 2009

Neuropatía Diabética Dolorosa: un enigma médico

Neuropatía Diabética Dolorosa: un enigma médico

El diagnóstico era claro: azúcar en la sangre, es decir, diabetes. Juan P., un hombre que durante cinco años enfrentó serios problemas de salud, creía haber encontrado la respuesta a su rosario de males. Pero la verdad era que su viacrucis hasta ahora comenzaba. Él, un colombiano de 45 años, trabajador de la construcción, que tenía problemas de obesidad, en 2003 empezó a tener cambios  notorios en su salud: se cansaba fácilmente, no rendía en el trabajo, sentía mucha sed y orinaba con frecuencia. Síntomas que prendieron las alarmas.

Angustiado, empezó la maratón de largas filas y de extenuantes madrugadas para lograr una cita médica. Finalmente, consiguió una fecha y hora para ser visto por el médico general. Tras una rápida valoración, vinieron los exámenes de laboratorio, los ayunos, las esperas y las inasistencias laborales. Luego de este ir y venir, por fin, Juan P. recibió sus resultados. Al parecer, tenía la respuesta en las manos: diabetes.

Neuropatía Diabética Dolorosa: un enigma médico

El paciente, que finalmente sabía la causa de sus males, dio comienzo a una nueva vida basada en el tratamiento médico: una dieta sin harinas ni dulces por el resto de su vida. Pese a este estricto sistema, pasaba el tiempo y Juan P. no presentaba mejoría, todo estaba como al principio. Entonces, fue remitido a un especialista en endocrinología, quien le formuló un medicamento para controlar su azúcar. Otra vez, el paciente creía haber hallado la salida a su problema.

Así pasaron tres años en tensa calma, pero un día, la paz se rompió otra vez. Empezó a tener una sensación de quemadura en la planta de sus pies, la cual se fue haciendo cada vez más intensa hasta impedirle dormir adecuadamente. Por tal razón, su rendimiento laboral fue disminuyendo hasta que, sin más remedio, fue despedido. Así, con los restos de esperanza que le quedaban, este hombre de 45 años siguió siendo valorado y tratado por múltiples especialistas, pero sin encontrar una respuesta certera.

A pesar de que sus niveles de azúcar en la sangre (glicemia) estaban controlados, el dolor no cesaba, seguía ahí presente. Así vivió Juan P. varios años de su vida, siendo el reflejo de otros tantos colombianos que no saben que existe y que tienen una enfermedad llamada Neuropatía Diabética Dolorosa (NDD). Una patología de difícil diagnóstico y tratamiento.

Un misterioso dolor

¿Qué es la diabetes?

La Neuropatía Diabética Dolorosa, que afecta al 60% de los diabéticos, se ha convertido en un verdadero reto médico, pues es esquiva al diagnóstico y confusa en los síntomas. Esto se debe a que los pacientes, además de los síntomas propios de la diabetes, presentan señales muy variadas, que dependen de los nervios afectados, pues la neuropatía diabética puede ser motora, sensorial o autonómica.

La neuropatía motora se identifica con la pérdida de fuerza en uno o más de los músculos de las extremidades; la autonómica afecta el control de las actividades involuntarias del cuerpo como la gástrica, intestinal, de la vejiga e incluso, la del corazón, razón por la cual los pacientes se quejan de sudoración, mareos, palpitaciones, trastornos de la micción y de la actividad intestinal.

Por su parte, la neuropatía sensorial (la más frecuente en los pacientes diabéticos) afecta los nervios que transportan las sensaciones de diversas partes del organismo hacia el cerebro, lo que puede dar cabida a trastornos de la sensibilidad y dolor espontáneo tipo ardor o quemadura.

Aunque los síntomas parecen evidentes, lo cierto es que éstos también se presentan en otros problemas de salud, por lo que los pacientes suelen acudir a consulta médica para el tratamiento del dolor pero desconocen la verdadera causa que lo produce. Por ejemplo, es frecuente que se consulte por infecciones urinarias o alteraciones intestinales como diarrea o estreñimiento, y que los varones acudan a consulta por impotencia sexual. Es claro que los síntomas plantean un verdadero dilema.

¿Qué es la diabetes?Situación que también se presenta con los exámenes de laboratorio, pues, aunque en el mundo existen varias pruebas diagnósticas, éstas presentan limitaciones. Por ejemplo, la evaluación de la velocidad de conducción nerviosa, un examen que se realiza para registrar la actividad eléctrica en los nervios de las extremidades mediante unos dispositivos que se sitúan en diferentes zonas de la piel, permite evaluar si las fibras nerviosas están alteradas, pero no siempre registra los daños o lesiones de las fibras más delgadas. Es decir, no es un examen ciento por ciento confiable.

Otra prueba es la biopsia del nervio periférico, un procedimiento que requiere una pequeña cirugía al nivel de uno de los tobillos. Esta intervención, aunque se realiza con todas las precauciones y por un médico experto, tiene el riesgo de complicaciones como infección de la herida, demora en la cicatrización y producción de un nuevo dolor crónico. Además, con frecuencia, no permite establecer que la diabetes sea la causa de la lesión del nervio y del dolor.

Como alternativa también existe la biopsia de piel, en la que, por punción, se toma una muestra de tres milímetros de diámetro y, mediante procedimientos de biología molecular, permite identificar las fibras nerviosas más delgadas que llegan a la piel y que son las que están comprometidas con la enfermedad. Este examen es indoloro y carece de riesgos, pero, infortunadamente, aún no se ha implementando en Colombia.

En búsqueda de respuestas

Ante este oscuro panorama, el grupo de investigación en Neurociencias de la Universidad del Rosario (Neuros) viene adelantando una importante investigación en la Neuropatía Diabética Dolorosa, con el objetivo de ofrecerle al país un abanico de pruebas diagnósticas y de posibles tratamientos. Dentro de sus avances está el análisis hecho a una serie de medicamentos que ha permitido determinar cuáles tienen mejor poder analgésico y menores efectos secundarios. En este sentido, el grupo ha revisado, de forma sistemática, la efectividad y seguridad de los diferentes medicamentos utilizados para el control de ese tipo de dolor. Los neurociencia cognitiva, epilepsia, dolor, trastornos de comportamiento y neurotoxicologíahallazgos están a la orden del día:

  • Los analgésicos comunes (aspirina, acetaminofén y dipiridamol) y los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco) definitivamente no son útiles para controlar el dolor en la NDD.

  • Los opioides (morfina, codeína y sus derivados), los anestésicos locales (lidocaína y mexiletina), algunos antitusivos (dextrometorfano) y el tramadol son útiles para el control del dolor, pero pueden tener algunos efectos indeseables, por lo que su uso como analgésicos no es sencillo y requiere de un exhaustivo control por parte del médico especialista.

  • En cuanto a los  antiepilépticos, la literatura científica mundial cuenta con catorce investigaciones clínicas de alta calidad, realizadas entre 1969 y 2005, las cuales incluyeron 1.871 pacientes. Mediante una revisión cuidadosa, se evaluaron los efectos analgésicos de antiepilépticos como carbamazepina, fenitoína, gabapentín, lamotrigina, ácido valproico, pregabalina, topiramato y oxcarbazepina (los pacientes recibieron la medicación en periodos que variaron entre 5 y 18 semanas). Dicha revisión arrojó un importante resultado: todos los antiepilépticos estudiados son efectivos para controlar el dolor en la NDD.

  • Los antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, desipramina e imipramina) tienen una buena acción analgésica pero tienen muchos efectos adversos como boca seca, mareos, arritmias cardiacas y somnolencia, lo cual limita su uso, especialmente en personas de la tercera edad.

  • Los antidepresivos de última generación (citalopram, fluvoxamine, paroxetine, sertraline, sibutramine, venlafaxine, nefazodone y duloxetine) han ingresado con fuerza a la lista de medicamentos que ayudan al tratamiento del dolor de la NDD, porque muestran una importante efectividad. De éstos, la duloxetina es el medicamento que, hasta el momento,  cuenta con mayor número de estudios científicos que respaldan su uso como analgésico en pacientes con esta enfermedad.

Como se puede evidenciar, hay una experiencia comprobada en cuanto a la utilidad analgésica de diversos medicamentos; sin  embargo, el conocimiento médico también ha dejado en claro que ninguna de las medicaciones es efectiva si se utiliza de manera aislada. Esto significa que para el tratamiento del dolor de la NDD es imperioso el manejo de mezclas de fármacos con diferentes mecanismos de acción, lo cual constituye un reto para el médico tratante.

el tratamiento del dolor

Si bien todos los datos demuestran que el presente de la enfermedad no es muy claro, el futuro parece ser más promisorio. Los investigadores de la Universidad del Rosario aseguran que ya se están desarrollando nuevos medicamentos para el manejo del dolor neuropático, lo que se convierte en una verdadera luz de esperanza para los pacientes.

Así, personas como Juan P., quien finalmente recurrió a un especialista particular y logró la formulación adecuada para su dolencia, podrán gozar de tratamientos más efectivos y de una mejor calidad de vida. También   los médicos y las entidades de salud tendrán en un futuro cercano más herramientas para tratar enfermedades de difícil diagnóstico y control, como ésta.
http://www.urosario.edu.co/investigacion/tomo4/fasciculo6/diabetes2.htm
--
Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU

www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

1 comentario:

Anónimo dijo...

La verdad es que cuando esta enfermedad entra a tu hogar y se hace presente día y noche con intensos dolores... te preguntas mil veces que has hecho mal y la respuesta no la tienes ni tampoco los especialistas que te han hecho miles de exámenes muy costosos... sin duda alguna espero que la Salud en Chile se tomen en serio el tema ya que aun no sabemos a que médicos recurrir para aliviar esta agonía.
me gusto mucho el artículo publicado y me gustaría comentar que me he contactado con un médico de México que me ha dicho que la neuropatía ya es reversible. La verdad es que con mi familia hemos estado juntando peso a peso para poder viajar... pero ¿ Será tan efectivo el tratamiento que me proponen?. si alguien sabe algo de esto avíseme o cuanquier otro tratamiento más efectivo que pregabalina, lirika, paracetamol etc. Adios
Atte Gemma Velásquez g_velasquez_ch@hotmail.com