viernes, 23 de septiembre de 2016

DIABETES: Cómo reconocer las complicaciones de la diabetes

Cómo reconocer las complicaciones de la diabetes

I found it

La diabetes es una enfermedad silenciosa y traicionera, pues muchas veces, puede no dar ningún síntoma pero, si no la controlas, poco a poco puede ir dañando distintas partes de tu cuerpo y deteriorando tu salud. Descubre cómo reconocer y evitar las complicaciones asociadas a esta condición.

La diabetes es una condición que se caracteriza por elevación en el nivel del azúcar o la glucosa en la sangre que, si no se controla, a largo plazo puede derivar en otros problemas de salud.

Con el paso del tiempo, por ejemplo, la diabetes puede provocar problemas del corazón o cardiovasculares (como ataques cardíacos, ataques cerebrovasculares o enfermedad arterial periférica), problemas en los riñones (como falla renal), daño a los nervios, problemas en la piel e infecciones, lesiones en los ojos (retinopatía diabética), problemas digestivos (gastroparesia), disfunción eréctil y dificultades sexuales, tanto en los hombres como en las mujeres, y problemas en las encías.

Para que estés prevenido y puedas actuar lo antes posible, he aquí las principales señales de cada uno de estos posibles problemas asociados a la diabetes.

1. Problemas del corazón y cardiovasculares. Incluye los ataques cardíacos. Según la Asociación Americana de la Diabetes, el 65% de los diabéticos muere por alguna enfermedad cardiovascular. Por eso es importante que en la visita con tu médico controles tus niveles de presión arterial, colesterol y triglicéridos. Asimismo, es vital que sepas reconocer los síntomas de un ataque cardíaco, que muchas veces no se toman en cuenta (esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres, quienes también deben prestar mucha atención a su corazón).

Otro riesgo cardiovascular es el de desarrollar un ataque cerebral vascular o una apoplegía(conocida como stroke en inglés). Los síntomas típicos incluyen:

  • debilidad repentina en una parte del cuerpo
  • adormecimiento de un lado de la cara, el brazo o la pierna
  • dificultad para ver de uno u ambos ojos y
  • mareos

Si tienes 2 o más de estos síntomas o alguien que se encuentra a tu lado los tiene, no pierdas tiempo y llama al servicio de emergencia cuanto antes, cada minuto cuenta.

Y en el grupo de enfermedades cardiovasculares, la enfermedad arterial periférica es otra posibilidad debido al bloqueo causado por la ateroesclerosis. Los síntomas de alerta incluyen:

  • Dolor en una o ambas piernas especialmente al caminar o al hacer ejercicio que desaparece en cuestión de unos cuantos minutos después de descansar.
  • Hormigueo, entumecimiento o sensación de frío en los pies.
  • Heridas o infecciones en los pies o en las piernas que tienen dificultad para sanar.

2. Problemas en los riñones o insuficiencia renalEl funcionamiento de tu riñón puede verse afectado por la diabetes. Inicialmente, una vez por año, tu médico te hará un análisis de orina con la primera orina de la mañana para chequear que no haya proteína (microalbuminuria). Uno de los síntomas que puede indicar que algo no anda bien con tus riñones es tener los pies, los tobillos o las piernas hinchadas. En casos más avanzados, es necesario controlar el funcionamiento del riñón con análisis de sangre también.

3. Daño en los nervios o neuropatía diabética: Cuando la diabetes causa neuropatía puede haber diferentes síntomas: por un lado, la sensación de dolor puede tardar más en llegar al cerebro (y en los casos extremos nunca llegar), por eso muchas personas se lastiman y no se dan cuenta. Pero también podrías sentir hormigueo, ardor o dolor en algunas partes del cuerpo (por ejemplo, en los pies o piernas) debido a que no funciona bien el sistema nervioso. Por eso, debes controlar continuamente que tu piel no se irrite ni se lastime.

4. Problemas e infecciones de la piel: Además de que puedes lastimarte la piel sin darte cuenta, la elevación de la glucosa en la sangre hace que tu cuerpo se vuelva el lugar ideal para el desarrollo de hongos y bacterias, al mismo tiempo que debilita el sistema de defensas y aumenta las posibilidades de que aparezcan infecciones difíciles de combatir. Por eso, al igual que en el caso de la neuropatía, es importante que revises tu piel y tu cuerpo (en especial los pies) diariamente, que procures prevenir heridas (lesiones) y si las encuentras, que las identifiques y las trates lo antes posible para evitar que se infecten o para que incluso, si ya hay una infección también se trate de inmediato.

5. Complicaciones en los ojos: Tu salud visual es algo que también debes tener más presente si tienes diabetes y, al menos una vez al año, debes visitar a un oftalmólogo (a un médico especializado en los ojos). Muchas veces la retinopatía diabética no da síntomas pero, si se trata a tiempo, se puede prevenir pérdida de la visión. Si ya tenías problemas en la vista antes de que te detectaran la diabetes, los exámenes con el oftalmólogo deben ser al menos dos veces por año.

6. Problemas estomacales o gastroparesia. La gastroparesia se refiere a una complicación que no te permite digerir bien los alimentos debido a un vaciamiento lento del estómago porque los músculos no funcionan bien. Esto puede causar náuseas, vómitos, puede interferir con el control de tu azúcar y tu nutrición. Los cambios en la dieta pueden mejorar esta complicación de la diabetes que desgraciadamente no se puede curar.

7. Disfunción eréctil otros problemas sexuales, incluso en las mujeres. Esto te podría suceder, y si bien hay algunos medicamentos que podrías utilizar bajo supervisión médica, en estos casos lo que más ayuda si no lo has hecho es: mejorar tu estilo de vida, alimentarte de manera saludable y ejercitar regularmente. Y recuerda: nunca tomes pastillas ni uses medicinas sin consultar con tu médico para evitar otras complicaciones de salud.

8. Problemas dentales: Al igual que en otras partes del cuerpo, cuando tienes diabetes tienes más posibilidades de sufrir infecciones en la boca así como de desarrollar otros problemas en los dientes y las encías. Controla regularmente tu salud bucal para evitar problemas.

Por último, recuerda que la diabetes es una enfermedad asociada directamente al estilo de vida (en especial la que se denomina de tipo 2) y está en tus manos poder cambiarlos. En todos los casos, no sólo es importante la dieta que lleves sino también la cantidad de alimentos que consumes, el momento del día en que lo haces, cuán bien descanses y cuánto te ejercites. ¡Anímate, pues los resultados bien valen el esfuerzo!

Imagen © iStock / VladimirFLoyd


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

viernes, 16 de septiembre de 2016

diabetes :

Dormir siestas demasiado largas podría provocar diabetes

siesta diabetes

Dormir siestas muy largas podría ser un síntoma o una causa de la diabetes tipo 2, de acuerdo con los resultados de un estudio que ha llevado a cabo la Universidad de Tokio.  

La diabetes tipo 2 es un trastorno metabólico debilitante que está asociado con la obesidad y la vida sedentaria. Es una enfermedad crónica que supone una reducción en la esperanza de vida de alrededor de diez años. Los casos han aumentado notablemente desde los años 60, al mismo tiempo que ha ido creciendo la obesidad. 

Los pacientes de diabetes tipo 2 sufren de hiperglucemia, es decir que tienen el nivel de azúcar en sangre alto, ya que son incapaces de regularlo de manera natural. Para controlar la hiperglucemia es recomendable un aumento de ejercicio y modificaciones en la dieta, y se trata con fármacos como la metformina o la insulina cuando el enfermo lo necesita. 

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos han analizado los datos médicos de más de 300.000 personas de origen asiático y europeo en todo el mundo. Durante sus observaciones, descubrieron que las personas que duermen más de una hora diaria de siestatienen un 45% más de posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Por el contrario, aquellas que tiene una duración menor de 40 minutos no han demostrado tener ningún vínculo con la enfermedad 

La comida frita, a la plancha o al horno provoca diabetes

De acuerdo con los investigadores, la necesidad de dormir mucho durante la siesta puede estar ocasionada por trastornos de sueño que podrían estar relacionados con la apnea del sueño. Esta dolencia puede incrementar el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular, ataques al corazón y otros problemas vasculares, así como propiciar la aparición de trastornos metabólicos, como la diabetes tipo 2. 

Los científicos indican que es necesario continuar estudiando la influencia de los hábitos de sueño en el desarrollo de esta enfermedad, y destacan que en muchas ocasiones se han demostrado los beneficios de las siestas cortas. 




































































































































Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

viernes, 9 de septiembre de 2016

DIABETES:¿ FRUTAS PROHIBIDAS EN DIABETES ?

La diabetes y las frutas "prohibidas"

 • 9 septiembre, 2016
Posted in Diabetes.
I could eat fruit all day

No hay frutas perjudiciales - todo es cuestión de porciones

Si tienes dudas sobre si debes o no comer frutas dulces por ser diabético o diabética, es hora de que las despejes. Lee esto antes de dejar de comer ese delicioso mango o plátano (banano) solamente porque sospechas que puede ser perjudicial para el control de tu diabetes.

Tener diabetes por lo general se asocia con que no debes comer cosas que sean "muy dulces". Por eso, he tenido pacientes que han llegado a preguntarme si deben dejar de comer un mango o una manzana porque les han dicho que su contenido de azúcar no es bueno para los diabéticos.  Esto es un mito, o una leyenda, o en pocas palabras, algo que no tiene evidencia científica.

¿Quieres saber por qué? Si bien es cierto que algunas frutas contienen mucha más azúcar (fructuosa)que otras, eso no las descalifica para que tu puedas disfrutarlas porque tienes diabetes. O sea que a pesar de tu diabetes, puedes comer cualquier fruta. ¿No es esa una buena noticia?

Resulta ser que estudios científicos han demostrado que la cantidad total de carbohidratos que consumes afecta los niveles de glucosa en la sangre mucho más que otros factores como de dónde obtienes tus carbohidratos o si esa fuente es una harina o un azúcar. Es decir, al final, importa más el total de carbohidratos que consumes, que si los carbohidratos provienen de una manzana, un pan o un plato de espaguetis (desde luego que siempre los granos integrales son más saludables). Obviamente el tamaño de la porción es importante y no estamos hablando de comida chatarra.

Para poder disfrutar de las frutas sin estresarte porque estás afectando tus niveles de glucosa en sangre de manera descontrolada, es ideal saber que una porción de frutas ideal para los diabéticos debe contener solamente 15 gramos de carbohidratos.  Así que la ecuación es simple: si comes una fruta baja en carbohidratos, vas a poder comer una porción más grande. En cambio, una fruta con alto contenido de hidratos de carbono reúne esos 15 gramos en una porción más pequeña.

El dilema entonces no gira alrededor de cuál fruta vas a comer, sino de tratar de que la porción no exceda los 15 gramos para que tenga exactamente un efecto similar en tu nivel de glucosa en la sangre.

Pero, ¿cómo saberlo? Parece demasiado matemática sólo para disfrutar de una rica fruta. Así que aquí te damos una guía para que puedas empezar a aplicarlo a tu dieta diaria de una manera segura para tu diabetes.

Las porciones de fruta que contienen 15 gramos de carbohidratos, ideales para los diabéticos son:

  • ½ banana (plátano)
  • ½ taza de mango picado
  • 1 ¼ taza de sandía
  • 1 ¼ taza de fresas (frutillas)

Si tienes más dudas al respecto, puedes consultar con tu médico y/o con tu nutricionista. Así sabrás con mayor precisión cuáles son las frutas que puedes disfruta, y en qué cantidad, para no alterar el control de tu diabetes.

 

Imagen © iStock / Yuri Arcurs


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

lunes, 29 de agosto de 2016

DIABETES: La diabetes y el agua fluorada

La diabetes y el agua fluorada

Larger agua
Arrow red
CERCA DE 10 PAÍSES EN EL MUNDO AGREGAN FLUOR AL AGUA POTABLE.
29 de agosto de 2016
Red star
Por qué es importante
En los EE.UU. hay 22 estados, donde al menos habría una relación entre el consumo de agua fluorada y el aumento de diabetes entre 2005 y 2010.
COMPARTE
Social bar vertical facebookSocial bar vertical twitterSocial bar vertical email

Las bondades del fluor como mineral para la prevención de caries dental y refuerzo del esmalte de los dientes, ha motivado que algunos países consideren fluorar el agua potable, agregando fluoruro a sus suministros de agua. Esto ocurre en menos de 10 países en el mundo, a pesar de que existen objeciones a este tipo de práctica.

Uno de esos países es EE.UU. donde casi el 70% de la población consume agua fluorada, bajo la premisa que dicha circunstancia reduce los niveles de caries dentales. Sin embargo, un reciente estudio de Medical Daily, titulado "Fluoride Consumption Linked To Diabetes? Researchers Find Potential Link Using Mathematical Models", señala que han encontrado que podría existir una relación entre el consumo del agua fluorada y la diabetes tipo 2.

El reciente estudio, publicado en The Journal of Water and Health bajo el nombre "Community water fluoridation predicts increase in age-adjusted incidence and prevalence of diabetes in 22 states from 2005 and 2010", examinó los lazos entre el agua fluorada y la diabetes. Kyle Fluegge, el autor del estudio, considera que este tipo de agua podría ser un factor que ha contribuido al aumento de casos de diabetes en Estados Unidos, los cuales se han casi cuadruplicado en los últimos 32 años.

Para determinar cómo afectaba el consumo del agua fluorada, Fluegge utilizó modelos matemáticos con el fin de analizar la incidencia y prevalencia del consumo de esta y la cantidad de casos de diabetes tipo 2 en 22 estados. Además, ajustó los resultados para que los niveles de obesidad e inactividad física que figuraban en los estudios no afectaran el resultado final.

Al final del estudio, dos de sus modelos sugerían una relación entre el consumo del agua fluorada y el aumento en los casos de diabetes entre los años 2005 y 2010.

Este efecto se debe a que el flúor ayuda a retener la glucosa en el cuerpo, y la acumulación de esta está asociada con el posible desarrollo de diabetes. Fluegge explicó que espera que el estudio abra los ojos de los que consumen agua fluorada por decisión propia, además de fijarse bien en los productos que el resto compra. Esto se debe a que el agua no es la única forma en la que el flúor presenta, también puede encontrársele en ciertos pesticidas.


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

martes, 16 de agosto de 2016

DIABETES: Niveles de mannosa en plasma pueden indicar riesgo de diabetes

Niveles de mannosa en plasma pueden indicar riesgo de diabetes

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 15 Aug 2016
 Print article    
Imagen: El espectrómetro de masas Thermo Finnigan LTQ (Fotografía cortesía de Thermo Fisher Scientific).
Imagen: El espectrómetro de masas Thermo Finnigan LTQ (Fotografía cortesía de Thermo Fisher Scientific).
La obesidad se asocia con un mayor riesgo de una amplia gama de morbilidades, incluyendo resistencia a la insulina (IR), diabetes tipo 2 (T2D), enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) y de enfermedad cardiovascular (CVD).
 
Aunque la prevalencia de la obesidad sigue aumentando de manera espectacular en todo el mundo, todavía hace falta una clara comprensión de los mecanismos moleculares subyacentes implicados en la progresión de trastornos asociados; estos mecanismos han comenzado a ser investigados recientemente.
 
Un equipo internacional de científicos, dirigidos por los del Instituto de Tecnología KTH-Real (Estocolmo, Suecia) utilizaron un método basado en la biología de sistemas y redes integradas de células específicas para los tejidos hepáticos, adiposo y musculares. Los investigadores generaron redes integradas específicas de células (IN), mediante redes de interacción de fusión metabólica a escala del genoma, y transcripcional reguladoras y de proteína-proteína. Realizaron análisis transcriptómico de todo el genoma para determinar los cambios globales de expresión genética en el hígado y los tejidos adiposos de tres individuos obesos, sometidos a cirugía bariátrica e integraron estos datos en los INs, específicos de las células.
 
Se secuenciaron un total de 48 muestras de los cuatro tipos de tejidos de los sujetos obesos utilizando los sistemas HiSeq 2000 y 2500 HiSeq (Illumina, San Diego, CA, EUA). Se realizó la medición de los niveles plasmáticos de glucosa, mannosa, fructosa, aminoácidos, y a-hidroxibutirato (AHB) utilizando una plataforma de cromatografía líquida-espectrometría de masas en tándem (LC-MS/MS), basada en un sistema de cromatografía líquida, ACQUITY de ultra alta resolución (UPLC, Waters Corporation, Milford, MA, EUA) y un espectrómetro de masas, Thermo Finnigan LTQ-(Thermo Fisher Scientific, Waltham, MA, EUA), operados a una resolución nominal de la masa, que estaba equipado con una fuente de ionización por electrodispersión (ESI) y un analizador de masas de trampa lineal de iones (LIT).
 
Los científicos encontraron correlaciones, significativamente altas, entre la glucosa y la mannosa y observaron una correlación positiva significativa entre los niveles plasmáticos de mannosa y el índice de masa corporal (IMC) y una correlación negativa significativa entre los niveles de mannosa en plasma y la sensibilidad a la insulina. También encontraron que los individuos con niveles altos de mannosa tienen un mayor riesgo para la diabetes tipo 2 (T2D) y que la mannosa se puede usar como un biomarcador, ya que los niveles de mannosa en sangre son bastante estables y no están influenciados por la ingesta reciente de alimentos, a diferencia de los niveles de glucosa.
 
Adil Mardinoglu, PhD, autor principal del estudio, dijo: "Podemos medir la mannosa en la sangre de las personas delgadas u obesas e identificar si tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 2, con base a sus niveles de mannosa". El estudio fue publicado en junio 23 de 2016, en la revista Cell Metabolism.

Enlaces relacionados:
 
Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

viernes, 12 de agosto de 2016

diabetes: “Tengo diabetes tipo 2. ¿Qué puedo comer?”

"Tengo diabetes tipo 2. ¿Qué puedo comer?"

 • 3 octubre, 2014
Posted in DiabetesDieta y Nutrición.
Thinkstock_Victor_69_470919547

Lo que comes – y las cantidades que te sirves- tienen un impacto directo en el control de tu diabetes.  De hecho, tu dieta es una herramienta fundamental para el manejo de la condición.  Una mejor selección de los alimentos, variedad y control de las porciones te garantiza el éxito.  Aquí te explico en qué consiste la dieta del diabético.

¿Tienes prediabetes o diabetes tipo 2? Entonces tu médico te habrá explicado la importancia de llevar una dieta adecuada para mantener los niveles de la glucosa (azúcar) en tu sangre lo más estables posible para mantenerla dentro de un rango saludable.  Y te preguntarás, ¿en qué consiste la dieta del diabético?  Pues bien, este tipo de dieta, conocida en términos médicos como terapia de nutrición médica para la diabetes (MNT por sus siglas en inglés) significa sencillamente que debes comer una variedad de alimentos nutritivos en cantidades moderadas y seguir un horario regular de comidas.

Más que una dieta de tipo restrictivo, se trata de un plan saludable que incluye alimentos ricos en nutrientes y de bajo contenido de calorías y de grasa, que pone más énfasis en frutas, vegetales y granos integrales.  Es una dieta ideal para todas las personas, ya sea que tengan diabetes o no la tengan, pero si ya te la han diagnosticado, seguir un plan de este tipo es fundamental para controlar tus niveles de glucosa en la sangre.

Como sabes, cuando se tiene diabetes tipo 2 el cuerpo o no produce suficiente insulina o no la puede usar adecuadamente para trasladar la glucosa desde el torrente sanguíneo a las células para que la utilicen como fuente de energía. En general, los alimentos y las bebidas que consumes hacen que tus niveles de glucosa en la sangre suban y bajen, así que aquí tienes la regla de oro: tu dieta es una de tus herramientas principales para evitar subidas y bajadas extremas del azúcar (glucosa) en la sangre.

Por qué necesitas seguir una dieta recomendada para el diabético

La nutrición adecuada te ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre relativamente estables, pero además, te ayuda a mantener un peso saludable y a protegerte de otras enfermedades comunes en las personas con diabetes, como la enfermedad cardíaca y la renal (de los riñones). Además, si no la controlas tu diabetes puede dañar de forma seria y permanente a tus ojos, así como a los nervios de tus piernas y tus pies (neuropatía).

Los siguientes puntos te ayudarán desarrollar un plan alimenticio que te favorezca.  Los principales son:

  1. Controla el consumo de carbohidratos (azúcares).  Este es un principio fundamental en la dieta del diabético.  No se trata de eliminarlos, ya que tu cuerpo necesita alimentos de todos los grupos, pero la clave es seleccionar los que más te convengan. Los que debes limitar son los carbohidratos simples (los azúcares básicos, como los que consumirías al comer un caramelo, tomar jugo de frutas o comer mermeladas) y los carbohidratos complejos ricos en almidones, como los que contienen alimentos preparados a base de harina blanca (los productos horneados como los pasteles (tortas), los panes, el arroz y la pasta).  Este tipo de carbohidratos es el que representa un mayor peligro para los diabéticos ya que se requiere una mayor cantidad de insulina para procesarlos y causan una elevación rápida de la glucosa seguida por un descenso o caída rápida.  Esto significa que tienen un índice glicémico (índice glucémico) alto y debes evitarlos lo más que puedas.
    • Evita los siguientes: pan, pasta y arroz blancos; productos horneados como las rosquillas, pasteles, donas y galletitas; jugos (zumos) de frutas y bebidas azucaradas; caramelos y galletitas dulces;
    • Concentra tu dieta en los siguientes: carbohidratos integrales pero ricos en fibra y por lo tanto con un índice glicémico más bajo, como los granos integrales (arroz silvestre (salvaje), quinoa, trigo o cebada); avena; fruta natural; pasta de trigo integral; legumbres (lentejas, arvejas o chícharos, frijoles o habichuelas); productos lácteos bajos en grasa.
  1. Consume bastante proteína. Además de supervisar cuidadosamente tu consumo de carbohidratos, asegúrate de balancear tus comidas con alimentos ricos en proteína. Las mejores fuentes de proteína para personas como tú, según la Asociación Americana de la Diabetes, son las carnes magras, aves, pescados (de preferencia los pescados grasos ricos en omega 3), los huevos, o las claras, legumbres (como arvejas o chícharos y frijoles o habichuelas), el queso y los productos lácteos bajos en grasa.
  1. Elige las grasas saludables.  ¿Cuáles son? Un buen ejemplo de las grasas que te conviene consumir son el aceite de oliva, canola o maní (cacahuete) o la que contienen los aguacates (paltas), los frutos secos y las nueces. Este tipo de grasa se digiere más lentamente y aumenta tu sensación de saciedad (de estar satisfecho o lleno), lo que reduce los "antojos" y el deseo de comer de más. Solamente debes preocuparte de controlar las porciones de estos alimentos porque aportan muchas calorías.
  1. No te olvides de la fibra, como la que contienen los vegetales (sin almidón), como el espárrago, el brócoli, la zanahoria, la coliflor y los vegetales de hoja verde como la espinaca.  Todo ellos son ricos en nutrientes y en fibra lo que también ayudará a que te sientas satisfecho(a) por más tiempo.  Tu meta debe ser la de consumir de tres a cinco porciones de vegetales al día (de 1 ½ a 2 ½ tazas de vegetales crudos, o de 3 a 5 tazas de vegetales de hoja verde (como lechuga, col rizada (kale en inglés) o espinaca).  Limita tu consumo de vegetales ricos en almidón, como la papa (patata) y el maíz, ya que contienen más carbohidratos y calorías que los demás.

Ahora que sabes qué deberías incluir en tu plato, trata de llevar un horario regular de comidas. Necesitas hacer tres comidas diarias, así como pequeñas meriendas. Lo ideal es comer cada 3 a 4 horas para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. Además, no estarás "muerto de hambre" antes de la siguiente comida.  Como meriendas saludables puedes comer frutas, frutos secos o un yogurt bajo en grasa. Aunque el azúcar de las frutas (fructosa) es un azúcar simple, la fibra que contienen hace que se digiera más lentamente y que no cause subidas drásticas de la glucosa en sangre.

Desde luego, existen alimentos, que deberías evitar. ¿Cuáles son? Los que contengan:

  • Grasas saturadas, como la carne de res, los hot dogs, las salchichas y el tocino. Si no puedes eliminarlos del todo de tu dieta, redúcelos a un mínimo (no más del 7 por ciento del total de las calorías diarias debe provenir de este tipo de alimentos).
  • Grasas trans, que se encuentran en los alimentos procesados, como los pasteles, galletas, papas fritas y otras meriendas chatarra, así como en las barras de margarina.
  • Exceso de sodio y de colesterol (Entre las fuentes de colesterol están los productos lácteos de alto contenido en grasa: como la leche entera, las proteínas de origen animal con alto contenido en grasa: como la carne roja, las yemas del huevo, los mariscos, el hígado y otros órganos).  Tu meta es consumir menos de 2,300 mg de sodio y no más de 300 mg de colesterol al día.
  • Bebidas azucaradas, incluyendo sodas, tés con azúcar, bebidas deportivas y energéticas.
  • Alimentos empaquetados y procesados con alto contenido de azúcar, como cereales para el desayuno, barras de granola y la mayoría de los productos instantáneos que por lo general contienen demasiada azúcar.

Si sigues estas reglas, estarás consumiendo una dieta balanceada que, como mencioné anteriormente, beneficia no solamente a los diabéticos, sino a todas las personas.  Si tienes diabetes tipo 2 te ayudará a mantener niveles tus niveles de glucosa en la sangre controlados y un peso saludable. No te concentres en lo que dejarás de comer, sino en los beneficios de todos esos alimentos que puedes llevar a tu mesa sin perjudicar tu salud y el control de tu diabetes y que además de nutritivos, pueden ser deliciosos ya que, una dieta de este tipo no tiene que ser desabrida. Todo es cuestión de dejar volar tu imaginación y tu creatividad.

Imagen © Thinkstock / Victor 69















Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

viernes, 5 de agosto de 2016

#DIABETES: Dieta para diabéticos: ¿De qué se trata el Sistema de Intercambio?

Dieta para diabéticos: ¿De qué se trata el Sistema de Intercambio?

 • 16 mayo, 2014
Posted in Diabetes.
Thinkstock_475899353_nito100

A veces, el tener diabetes significa aprender una nueva forma de comer. Tu médico podrá recomendarte cuál es la mejor para ti, de acuerdo a tus necesidades calóricas, pero existen las llamadas Listas de Intercambio o el Sistema de Intercambio, bastante populares y de uso común entre las personas con diabetes. Acá te contamos a grandes rasgos de qué se trata.

Hay muchas maneras de controlar lo que comes cuando eres diabético y el Sistema de Intercambio o Listas de Intercambio es una de ellas. Antes se creía que era la única forma de planear comidas para un diabético, pero hoy existen otros sistemas efectivos como la cuenta de carbohidratos que tu médico te podría recomendar también.

El Sistema de Intercambio se hizo popular desde 1950, año en el que la Asociación Americana de Diabetes, la Asociación Dietética Americana (hoy la Academia de Nutrición y Dietética)  y el servicio de Salud Pública de los Estados Unidos se unieron para crear un sistema de planeamiento de comidas para personas con diabetes. La idea era crear un sistema estándar, o una guía para que los médicos pudieran explicarle a sus pacientes cómo comer mejor para controlar la diabetes.

El Sistema de Intercambio, sin embargo, no es algo que no se puede cambiar y se debe llevar al pie de la letra como se inventó. Constantemente ha sufrido revisiones, la última de las cuales se llevó a cabo en el 2003.

Para algunas médicos existen otros sistemas de planeamiento de comidas para diabéticos que pueden resultarles más efectivos. Sin embargo, el Sistema de Intercambio sigue siendo una manera viable para que las personas con diabetes planeen su alimentación, además de ser una manera simple de aprender a comer.

Pero, ¿en qué consiste? El Sistema de Intercambio clasifica a las comidas en tres grandes grupos:

  • Carbohidratos , que incluye alimentos como leche, frutas, harinas, algunos vegetales y legumbres—ejemplos: papas, pan, pasta, leche descremada, plátano
  • Grasas y
  • Carnes o sustitutos de carne.

Cada alimento tiene un valor calórico, y lo que hace este sistema es que sugiere otros alimentos del mismo grupo, con igual contenido calórico y nutrientes, para que, como su nombre lo indica, los "intercambies" a tu gusto. Digamos que es una forma de agregar variedad a tus comidas, respetando la cantidad de calorías que debes consumir en un día, teniendo en cuenta cómo cada alimento afecta los niveles de glucosa en tu sangre para mantener la diabetes controlada.

El Sistema de Intercambios no te dicta qué debes comer exactamente, pero sí te da la opción de elegir entre una lista de alimentos, basados en su cantidad y propiedades nutritivas..

Por ejemplo: aquí tenemos alimentos que pertenecen al grupo de las harinas: una rebanada de pan, una papa pequeña al horno y ¾ de taza de cereal sin dulce. Todos estos alimentos tienen casi la misma cantidad de carbohidratos, proteínas y grasas por porción. Así que un día puedes sustituir la rebanada de pan, por la papa pequeña o el cereal sin que esto afecte tus niveles de glucosa en sangre.

Tu médico o tu nutriólogo te recomendará un cierto número de intercambios al día de cada grupo de alimentos dependiendo de tus necesidades para controlar la diabetes. Entre los dos podrán decidir cuál es la mejor manera de que te alimentes durante el día para mantener el azúcar en tu sangre en los niveles que necesita tu organismo.

Recuerda que tener diabetes no significa privarte de comer cosas sabrosas. Sólo significa que debes aprender a comer de la mejor manera y el Sistema de Intercambio puede ayudarte a lograrlo.

 

Imagen © Thinkstock / nito100


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile