jueves, 5 de julio de 2018

largas jornadas laborales

Las largas jornadas laborales aumentan en hasta un 63% el riesgo de diabetes en mujeres

4 de julio de 2018 • DIABETES TIPO 2

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad Laval en Quebec (Canadá), asegura que las mujeres que trabajan largas jornadas laborales tienen un mayor riesgo de acabar padeciendo diabetes.

Como explica Mahée Gilbert-Ouimet, directora de esta investigación publicada en la revista «BMJ Open Diabetes Research & Care», «teniendo en cuenta el rápido y substancial incremento de la prevalencia de la diabetes en todo el mundo, la identificación de factores de riesgo, caso de las largas jornadas laborales, tiene una enorme importancia para mejorar la prevención tanto de la diabetes como de sus enfermedades crónicas asociadas».

No es la primera vez que un estudio alerta de que, las largas jornadas laborales de más de 45 horas por semana, tienen consecuencias muy negativas para la salud. Por ejemplo, ya se sabe que las personas con semanas laborales que alcanzan las 55 horas tienen, frente a aquellas que trabajan entre 35 y 40 horas, una probabilidad hasta un 40% mayor de acabar padeciendo fibrilación auricular. De hecho, tampoco es la primera vez que se observa que la acumulación de largas jornadas laborales 'maratonianas' parece aumentar el riesgo de diabetes. Sin embargo, casi todos los estudios relacionados con esta enfermedad metabólica se habían llevado a cabo exclusivamente con varones. Entonces, ¿qué pasa con las mujeres?

Para responder a esta pregunta, los autores siguieron durante 12 años –de 2003 a 2015– la evolución de 7.065 mujeres y varones canadienses que, con edades comprendidas entre los 35 y los 74 años, fueron divididos en cuatro grupos en función de las horas semanales dedicadas a trabajar –ya fuera esta labor remunerada o no–: entre 15 y 34 horas; 35-40 horas; de 41 a 44 horas; y 45 o más horas.

Concluido el seguimiento de 12 años, cerca de un 10% de los participantes había sido diagnosticado de diabetes tipo 2, siendo la incidencia de la enfermedad mayor en los varones y en las personas mayores y/o con obesidad. Sin embargo, y a diferencia de como habían sugerido otros estudios, la duración de las semanas laborales no tuvo ninguna influencia sobre el riesgo de diabetes en varones. De hecho, y una vez descartados otros factores tanto sociodemográficos –entre otros la edad, el índice de masa corporal (IMC) y el estilo de vida– como 'laborales' –caso de los cambios de empleo, el número de semanas trabajadas en los últimos 12 meses y el desempeño de una ocupación más 'activa' o 'sedentaria'–, los resultados mostraron la tendencia contraria: a mayor duración de la semana laboral, menor riesgo de diabetes en varones.

No así en el caso de las mujeres. Y es que comparadas frente a aquellas que trabajaban entre 35 y 40 horas a la semana, las mujeres cuyas semanas laborales alcanzaban o superaban las 45 horas presentaron un riesgo hasta un 63% superior de desarrollar diabetes. Un resultado que, una vez más, fue independiente del resto de factores sociodemográficos y 'laborales' evaluados.
Pero, ¿cómo se explica que las jornadas laborales más prolongadas aumenten el riesgo de esta enfermedad metabólica? Pues la verdad es que no se sabe. Pero como sugieren los autores, «trabajar muchas horas podría promover una respuesta de estrés crónico en el organismo, lo que conllevaría un incremento del riesgo de trastornos hormonales y de resistencia a la insulina»


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile

viernes, 22 de junio de 2018

Exhortan a hombres a prevenir y atender la diabetes

Exhortan a hombres a prevenir y atender la diabetes


  
  
EN CORTO

De acuerdo con el registro de la semana epidemiologia número 21, la Secretaría de Salud ha detectado mil 474 hombres con diabetes no insulinodependientes, así como ocho casos de diabéticos insulinodependientes en el estado de Durango. Frente a dicha estadística, se busca fomentar la cultura de la prevención en salud para el sector masculino, así como evitar los factores de riesgo para la diabetes, ya que únicamente el 20 por ciento de los pacientes detectados acuden a sus respectivas consultas médicas.


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile

viernes, 15 de junio de 2018

#Diabetes Descubren posibles vínculos entre la diabetes y la enfermedad de Parkinson


Descubren posibles vínculos entre la diabetes y la enfermedad de Parkinson

Las personas con diabetes pueden presentar mayor riesgo de tener un diagnóstico de enfermedad de Parkinson más adelante en la vida, según un estudio grande publicado en la revista de la Academia Estadounidense de Neurología, Neurology. El estudio defiende que el riesgo puede ser mayor para las personas más jóvenes y aquellas con complicaciones de la patología.

El Parkinson es un trastorno progresivo que afecta a una parte del cerebro que ayuda a controlar el movimiento. En la diabetes, una persona no produce suficiente insulina para convertir efectivamente el azúcar en sangre en energía o las células no usan la insulina tan bien como deberían. "Nuestro estudio examinó los datos de una gran parte de la población inglesa y encontró un fuerte vínculo entre estas dos enfermedades aparentemente diferentes", dice el autor del estudio Thomas T. Warner, del University College London (UCL), en Reino Unido.

Para el estudio, los científicos analizaron los datos en una base de datos de hospitales a nivel nacional en Inglaterra durante 12 años e identificaron a más de 2 millones de personas que ingresaron en el hospital por diabetes tipo 2 por primera vez. Luego, se compararon con más de 6 millones de personas sin diabetes que ingresaron en un hospital por una variedad de procedimientos médicos y quirúrgicos menores, como esguinces, varices, apendicectomía y reemplazo de cadera.

De las más de 2 millones de personas con diabetes, 14.252 tenían un diagnóstico de enfermedad de Parkinson durante un ingreso hospitalario posterior, en comparación con 20.878 de las más de 6 millones de personas sin diabetes a las que posteriormente se les diagnosticó Parkinson.

 Tras excluir las afecciones que simulan la enfermedad de Parkinson y ajustar por edad, sexo, dónde vivían los participantes, frecuencia de ingresos hospitalarios y duración del seguimiento, los científicos encontraron que aquellos que padecían diabetes tenían un 31 % más de riesgo de diagnóstico posterior de enfermedad de Parkinson que aquellos sin diabetes.

Los autores encontraron que el riesgo de ser diagnosticado con la enfermedad de Parkinson más adelante en la vida era aún mayor para las personas más jóvenes, de 25 a 44 años. En ese grupo, 58 de 130.728 personas desarrollaron Parkinson, en comparación con 280 de 2.559.693 en el grupo de personas sin diabetes, que después del ajuste equivalía a un riesgo cuatro veces mayor para las personas con diabetes. C

Además, aquellos con complicaciones por diabetes tenían un 49 % más de riesgo de un diagnóstico posterior de la enfermedad de Parkinson que las personas sin la enfermedad, mientras que aquellos sin complicaciones de la diabetes presentaban un 30 % más de probabilidades de desarrollar

"Restaurar la capacidad del cerebro de usar insulina podría tener un efecto protector en el cerebro --dice Warner--. Es posible que un vínculo entre la diabetes y el Parkinson pueda afectar al futuro diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades"




Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile

miércoles, 13 de junio de 2018

10 reglas para vivir una vida larga y saludable, a pesar de la diabetes

10 reglas para vivir una vida larga y saludable, a pesar de la diabetes

Aunque la diabetes es una condición crónica que por el momento no tiene cura, tenerla no significa que no puedas llevar una vida larga, activa y plena. Estos consejos te ayudarán a mantenerla a raya y evitar o retrasar las complicaciones.

Hay algo mejor que  rendirte y deprimirte ante el diagnóstico de diabetes, y es adoptar ciertas medidas, dentro de tu estilo de vida, para vivir mejor a pesar de la condición.  Aquí te incluyo unas cuantos:

1.  Mantente informado(a) sobre la diabetes

¿Qué tipo de diabetes tienes? ¿Diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2? ¿Sabes la diferencia entre una y otra? ¿O las consecuencias de no controlar tus niveles de glucosa en la sangre? Este es el momento de informarte y aprender lo más que puedas sobre esa condición con la que deberás vivir el resto de tus días. Tu doctor(a) puede indicarte dónde buscar información confiable y segura. Constantemente hay información sobre tratamientos nuevos y formas de enfrentar la diabetes. Desde medicamentos con diferentes mecanismos de acción, a diferentes tipos de insulina, novedades acerca de los alimentos que debes consumir o evitar, etc. En Vida y Salud hay una sección completa dedicada a la diabetes. Revísala frecuentemente para mantenerte al día.

2.  Confía en tu equipo médico, es más, únete a él

La comunicación periódica con tu médico es fundamental para que puedas controlar, con su guía tus niveles de glucosa en la sangre.  Mantén un buen registro de tus visitas y no te saltes ninguna.  Pero además, hay otros especialistas a los que debes acudir, al menos una vez al año (el dentista y el oftalmólogo por ejemplo). Además del equipo de apoyo que incluye al nutricionista certificado y, si te lo indica, el educador que te enseñe a inyectarte, etc.

3.  Mide frecuentemente los niveles de glucosa en tu sangre

Para saber si el nivel de azúcar en tu sangre está elevado o no, es crucial para controlar la diabetes. No pases por alto este paso. Consulta estos datos para que sepas cuándo y cómo debes hacerlo.

4.  Tu dieta es muy importante

Una dieta balanceada es vital para la salud de todos.  Pero para los diabéticos lo es mucho más. Lo que comes y la cantidad que comes influye directamente en el nivel de la glucosa en la sangre.  En tu caso, la clave radica en el control de las porciones y de los carbohidratos.  Tu médico o un nutricionista te pueden indicar qué alimentos te convienen y cuáles debes evitar. Para comenzar, te recomiendo que consideres las ventajas de una dieta de tipo mediterráneo, así como implementar el sistema de intercambiosal planificar tus comidas. Y desde luego, recuerda que es importante procurar comer a la misma hora y nunca saltarte ninguna comida.

5.  Haz ejercicio

Cada vez más estudios indican que el ejercicio (aunque sea sólo caminar 20 minutos al día) es fundamental para controlar la diabetes. Además, te ayuda a mantener un peso saludable, algo que también es importante para evitar complicaciones con esta condición. De hecho, algunas personas que han logrado perder el sobrepeso han podido revertir la diabetes tipo 2. ¡Haz la prueba!

6.  Cuidado con la sal

¿Sabías que los diabéticos también tienen que controlar la sal que consumen? Esto es para evitar la presión alta (hipertensión) y su consecuente daño en los riñones. Limita la cantidad de sal que agregas en tu comida. También lee cuidadosamente las etiquetas de los alimentos procesados, ya que muchos contienen mucho sodio. ¡Ten precaución!

7.  Ni se te ocurra fumar

Si quieres vivir lo máximo posible, "¡Evita el cigarrillo!". El hábito de fumar es uno de los factores de riesgo que influye en el desarrollo de la diabetes tipo 2. Pero si ya te han diagnosticado diabetes, es muy importante que dejes de fumar cuanto antes. Según datos de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), alrededor del 22 por ciento de los adultos con diabetes fuman, lo que los pone en mayor riesgo de desarrollar complicaciones, y no sólo del corazón o los pulmones, sino también daño en las terminaciones nerviosas (neuropatía) y enfermedad renal. Desde luego que los diabéticos que fuman, tienen tres veces más riesgo de morir debido a complicaciones cardiovasculares que los que no fuman y, tienen mayor dificultad para mantener sus niveles de glucosa en la sangre en rangos saludables, el tabaco los eleva.

8.  Cuidado con las infecciones de la piel

Las personas con diabetes son más propensas a sufrir resequedad, lesiones e infecciones por hongos o bacterias en la piel, pero además, padecen otras condiciones que afectan solamente a la piel de los diabéticos.  Si notas cualquier cambio, enrojecimiento, inflamación, picazón o escamas en la piel del cuerpo o del rosto, consulta con tu médico. Quizás debas visitar a un dermatólogo para controlar la condición.

9.  Extrema los cuidados de tus pies

La diabetes reduce la circulación en la sangre, especialmente en las extremidades. Esto hace que sea más difícil que tu cuerpo se recupere de lesiones o heridas. Además, como la diabetes también daña los nervios, podrías no sentir alguna herida que aparezca en los pies. Por eso es muy importante los revises cuidadosamente todos los días, para asegurarte que no tengas ninguna lesión. Y si notas algo, que la atiendas de inmediato antes de que se infecte y se complique.

10.  Reduce el estrés

El estrés puede tener un efecto especialmente negativo si padeces de  diabetes: podría hacer que te olvides de tomar tus medicamentos,  de medirte los niveles de glucosa en la sangre… ¡O hacer que comas – o bebas – lo que no debes!  Además, las hormonas del estrés pueden alterar tu glucosa. Para evitarlo, podrías hacer ejercicios de respiración, inscribirte en una clase de ejercicios, de meditación o de otra cosa que te ayuda a relajarte. ¿Qué te parecen unas clases de música o baile? Busca una actividad que te ayude a mitigar el estrés. ¡Verás que surten efecto, a la vez que te diviertes!

Motívate a comenzar los cambios hoy mismo para que vivir con diabetes no se te haga una carga tan pesada. Si lo haces, estarás tomando tú el control y asumirás la condición con responsabilidad y disciplina, factores determinantes para controlar y vencer cualquier problema de salud.

 

Publicación original: 2014

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Ridofranz



Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile

sábado, 12 de mayo de 2018

DIABETES : 10 reglas para vivir una vida larga y saludable, a pesar de la diabetes

10 reglas para vivir una vida larga y saludable, a pesar de la diabetes

Aunque la diabetes es una condición crónica que por el momento no tiene cura, tenerla no significa que no puedas llevar una vida larga, activa y plena. Estos consejos te ayudarán a mantenerla a raya y evitar o retrasar las complicaciones.

Hay algo mejor que  rendirte y deprimirte ante el diagnóstico de diabetes, y es adoptar ciertas medidas, dentro de tu estilo de vida, para vivir mejor a pesar de la condición.  Aquí te incluyo unas cuantos:

1.  Mantente informado(a) sobre la diabetes

¿Qué tipo de diabetes tienes? ¿Diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2? ¿Sabes la diferencia entre una y otra? ¿O las consecuencias de no controlar tus niveles de glucosa en la sangre? Este es el momento de informarte y aprender lo más que puedas sobre esa condición con la que deberás vivir el resto de tus días. Tu doctor(a) puede indicarte dónde buscar información confiable y segura. Constantemente hay información sobre tratamientos nuevos y formas de enfrentar la diabetes. Desde medicamentos con diferentes mecanismos de acción, a diferentes tipos de insulina, novedades acerca de los alimentos que debes consumir o evitar, etc. En Vida y Salud hay una sección completa dedicada a la diabetes. Revísala frecuentemente para mantenerte al día.

2.  Confía en tu equipo médico, es más, únete a él

La comunicación periódica con tu médico es fundamental para que puedas controlar, con su guía tus niveles de glucosa en la sangre.  Mantén un buen registro de tus visitas y no te saltes ninguna.  Pero además, hay otros especialistas a los que debes acudir, al menos una vez al año (el dentista y el oftalmólogo por ejemplo). Además del equipo de apoyo que incluye al nutricionista certificado y, si te lo indica, el educador que te enseñe a inyectarte, etc.

3.  Mide frecuentemente los niveles de glucosa en tu sangre

Para saber si el nivel de azúcar en tu sangre está elevado o no, es crucial para controlar la diabetes. No pases por alto este paso. Consulta estos datos para que sepas cuándo y cómo debes hacerlo.

4.  Tu dieta es muy importante

Una dieta balanceada es vital para la salud de todos.  Pero para los diabéticos lo es mucho más. Lo que comes y la cantidad que comes influye directamente en el nivel de la glucosa en la sangre.  En tu caso, la clave radica en el control de las porciones y de los carbohidratos.  Tu médico o un nutricionista te pueden indicar qué alimentos te convienen y cuáles debes evitar. Para comenzar, te recomiendo que consideres las ventajas de una dieta de tipo mediterráneo, así como implementar el sistema de intercambiosal planificar tus comidas. Y desde luego, recuerda que es importante procurar comer a la misma hora y nunca saltarte ninguna comida.

5.  Haz ejercicio

Cada vez más estudios indican que el ejercicio (aunque sea sólo caminar 20 minutos al día) es fundamental para controlar la diabetes. Además, te ayuda a mantener un peso saludable, algo que también es importante para evitar complicaciones con esta condición. De hecho, algunas personas que han logrado perder el sobrepeso han podido revertir la diabetes tipo 2. ¡Haz la prueba!

6.  Cuidado con la sal

¿Sabías que los diabéticos también tienen que controlar la sal que consumen? Esto es para evitar la presión alta (hipertensión) y su consecuente daño en los riñones. Limita la cantidad de sal que agregas en tu comida. También lee cuidadosamente las etiquetas de los alimentos procesados, ya que muchos contienen mucho sodio. ¡Ten precaución!

7.  Ni se te ocurra fumar

Si quieres vivir lo máximo posible, "¡Evita el cigarrillo!". El hábito de fumar es uno de los factores de riesgo que influye en el desarrollo de la diabetes tipo 2. Pero si ya te han diagnosticado diabetes, es muy importante que dejes de fumar cuanto antes. Según datos de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), alrededor del 22 por ciento de los adultos con diabetes fuman, lo que los pone en mayor riesgo de desarrollar complicaciones, y no sólo del corazón o los pulmones, sino también daño en las terminaciones nerviosas (neuropatía) y enfermedad renal. Desde luego que los diabéticos que fuman, tienen tres veces más riesgo de morir debido a complicaciones cardiovasculares que los que no fuman y, tienen mayor dificultad para mantener sus niveles de glucosa en la sangre en rangos saludables, el tabaco los eleva.

8.  Cuidado con las infecciones de la piel

Las personas con diabetes son más propensas a sufrir resequedad, lesiones e infecciones por hongos o bacterias en la piel, pero además, padecen otras condiciones que afectan solamente a la piel de los diabéticos.  Si notas cualquier cambio, enrojecimiento, inflamación, picazón o escamas en la piel del cuerpo o del rosto, consulta con tu médico. Quizás debas visitar a un dermatólogo para controlar la condición.

9.  Extrema los cuidados de tus pies

La diabetes reduce la circulación en la sangre, especialmente en las extremidades. Esto hace que sea más difícil que tu cuerpo se recupere de lesiones o heridas. Además, como la diabetes también daña los nervios, podrías no sentir alguna herida que aparezca en los pies. Por eso es muy importante los revises cuidadosamente todos los días, para asegurarte que no tengas ninguna lesión. Y si notas algo, que la atiendas de inmediato antes de que se infecte y se complique.

10.  Reduce el estrés

El estrés puede tener un efecto especialmente negativo si padeces de  diabetes: podría hacer que te olvides de tomar tus medicamentos,  de medirte los niveles de glucosa en la sangre… ¡O hacer que comas – o bebas – lo que no debes!  Además, las hormonas del estrés pueden alterar tu glucosa. Para evitarlo, podrías hacer ejercicios de respiración, inscribirte en una clase de ejercicios, de meditación o de otra cosa que te ayuda a relajarte. ¿Qué te parecen unas clases de música o baile? Busca una actividad que te ayude a mitigar el estrés. ¡Verás que surten efecto, a la vez que te diviertes!

Motívate a comenzar los cambios hoy mismo para que vivir con diabetes no se te haga una carga tan pesada. Si lo haces, estarás tomando tú el control y asumirás la condición con responsabilidad y disciplina, factores determinantes para controlar y vencer cualquier problema de salud.

 

Publicación original: 2014

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Ridofranz


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile

lunes, 7 de mayo de 2018

El alcohol, culpable de más de 200 enfermedades entre otras la Diabetes

CIENCIA

El alcohol, culpable de más de 200 enfermedades

 - May 6, 2018 - 12:01 (CET)

La Sociedad Española de Medicina Interna ha celebrado este viernes la V Jornada de Alcohol y Alcoholismo. ¿Qué enfermedades puede causar el alcohol? ¿Cuándo es excesivo el consumo de alcohol?

El 77,6% de los españoles consumió alcohol en los últimos doce meses, según una encuesta del Plan Nacional sobre Drogas publicada en 2017. Esto es una muestra de que es una de las sustancias de abuso más ingeridas en España.

El consumo excesivo de alcohol está implicado en más de 200 enfermedades, según señalan desde la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que ha celebrado este pasado viernes la V Jornada sobre Alcohol y Alcoholismo en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Qué enfermedades se relacionan con el alcohol

El alcohol afecta, principalmente, a tres puntos del cuerpo: el hígado, corazón y sistema nervioso, según señala el doctor Javier Laso, coordinador del Grupo de Alcohol y Alcoholismo de la SEMI. Y el tratamiento más adecuado para todas estas enfermedades "es dejar de beber", comenta.

"El alcohol se metaboliza en el hígado, es decir, se absorbe ahí. Su propio metabolismo produce tóxicos. Es el primer sitio en el que se recibe el golpe", ilustra de forma simplificada el internista. Insuficiencia cardíaca o cardiopatía de origen alcohólico son algunas de las enfermedades que afectan al corazón que pueden sufrir las personas que beben en exceso. Esta última, incluso, "ha sido objeto de debate" ya que hay médicos que "no interrogan a sus pacientes sobre la cantidad de alcohol que consumen", explica. "Y se buscan otros factores, pero el enfermo no deja de beber y la cardiopatía no mejora porque está relacionada con el abuso de estas bebidas".

Y también afecta al sistema nervioso, "sobre todo en personas jóvenes". "El consumo intensivo o en atracones de alcohol en una persona adolescente tiene un efecto de neurotoxicidad sobre un sistema nervioso que se está desarrollando", explica. Además, "hay jóvenes de 25 años que ya están enganchados al alcohol y no pueden dejar de beber". "Estamos viendo en las consultas jóvenes de entre 20 y 30 años con cirrosis hepática". Actualmente en España la edad para iniciarse en el consumo de bebidas alcohólicas es de 13 años: "Cuanto más joven se inicia una persona en el consumo de alcohol, más incidencia de adicción tiene".

esclerosis múltiple
Martin420 (Wikimedia)

Pero los efectos perjudiciales no quedan ahí. "El alcohol produce alteraciones hematológicas (en la sangre), pancreatitis agudas, afecta a los nervios de las extremidades, promueve el desarrollo de infecciones o crea una respuesta inflamatoria excesiva ante una infección, hepatitis, cirrosis, ictus y todos los tipos de cáncer". Es más, comenta Laso, el pasado mes de noviembre la Asociación Norteamericana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) publicó un estudio que relaciona el consumo excesivo de alcohol con el cáncer de mama.

Diabetes, obesidad y alcohol

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en sangre son muy altos y para bajarlos se utiliza la insulina. "El alcohol excesivo produce el mismo efecto: baja los niveles de glucosa en sangre, por lo tanto la combinación de insulina y alcohol puede reducir los niveles de glucosa a niveles mínimos y provocar una hipoglucemia", ilustra el doctor. "El alcohol también tiene una afectación nerviosa y sobre el riego vascular, por lo que el diabético tiene más problemas de arterioesclerosis y enfermedad coronaria o ictus. Estas complicaciones están vinculadas en principio a la diabetes, pero el consumo en grados muy altos del alcohol las potencia", señala.

"Recuerdo una paciente que consumía media botella o una botella de ginebra por las mañanas y que era diabética, llegó al hospital con una hipoglucemia gravísima y murió", cuenta el internista.

Preguntado sobre alcohol y obesidad, Laso explica que la grasa se deposita en el hígado y que los médicos han visto visto cirrosis hepática asociada con el alcohol y virus, "pero que no había habido ninguno de los dos factores. Y no es que fuera erróneo, sino que los pacientes habían sido obesos en años anteriores y causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico que puede llevar a la misma cirrosis que las bebidas de este tipo", explica. "Si a esto le añades otro tóxico, como el propio alcohol, que actúa sobre las mismas vías metabólicas y que pueden superponerse. Por esto, los enfermos obesos y alcohólicos tienen sobre todo problemas hepáticos, aunque también cardiovasculares", comenta.

Telómeros y alcohol

Una de las investigaciones dirigidas por Javier Laso en el Hospital Universitario de Salamanca, que aún no ha sido publicada, demostraría que, en hombres de la misma edad, los que consumen en exceso alcohol tienen los telómeros más cortos de aquellos que no son alcohólicos. ¿Pero por qué este descubrimiento es importante?

Los telómeros son una parte de los extremos de los cromosomas y están asociados a la vejez porque según el ADN se replica, estos tienden a acortarse. Por tanto, las consecuencias del consumo excesivo de bebidas alcohólicas se pueden ver incluso en el propio ADN del individuo.

Educación

"Hace veinte o treinta años todo el mundo fumaba en todas partes, ahora eso ya no lo vemos después de la ley socialista para limitar su consumo en lugares públicos. Esto ha ayudado a concienciar. Dentro de poco esperamos que el Gobierno apruebe una ley que incide en el consumo por parte de los menores que esperamos que ayude también", comenta.

Sin embargo, como señala Laso, la educación sobre el consumo excesivo de alcohol "comienza en casa", pero para ello es importante que los propios padres sean capaces de diferenciar cuándo es excesivo: "A veces ni siquiera los padres saben que su consumo es excesivo y no pueden ver que el de sus hijos también lo es".

Entonces, ¿cuánta cantidad de alcohol puede consumir una persona al día sin que sea perjudicial? "Se considera consumo de riesgo en hombres beber cuatro unidades de bebida estandard (UBE) al día y en mujeres, dos para personas normales, es decir no son diabéticos, obesos, etc. De ahí hacia arriba, ya se considera de riesgo para desarrollar cualquiera de las 200 enfermedades que produce el exceso de alcohol. Mientras que en jóvenes y embarazadas cualquier consumo es de riesgo", afirma. "La OMS rechaza ya, por completo, cualquier consumo saludable como lo que estamos acostumbrados a oír de tomar una copa de vino al día, por ejemplo", concluye el doctor.



Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL+569-95562082
Santiago- Chile