viernes, 2 de junio de 2017

DIABETES: Metformina: el medicamento preferido para la diabetes tipo 2

Metformina: el medicamento preferido para la diabetes tipo 2

metformina

Más de 422 millones de personas en el mundo tienen diabetes, una enfermedad que se caracteriza por el exceso de glucosa en sangre y que, si bien frecuentemente no da síntomas, con el tiempo puede dañar distintos órganos y funciones del cuerpo como la vista, el aparato circulatorio, los riñones y el sistema nervioso. Entre los diferentes medicamentos que existen para controlarla, la denominada metformina parece ser de las más efectivas.


María Marta vino a verme al consultorio preocupada por mantener a raya sus niveles de azúcar en la sangre. Me comentó que había visto sufrir mucho a su mamá a causa de la diabetes, una enfermedad, según me dijo, "silenciosa y traicionera". ¡Y cuánta razón tiene! Porque así puede ser la diabetes tipo 2 — como la que tenía su madre, y que ahora también ella.

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por tener elevado el nivel de glucosa (o azúcar) en la sangre debido a que el organismo (el páncreas) no produce suficiente insulina o, se tiene resistencia a la insulina que se produce (o sea que las células no responden adecuadamente a ella). Muchas personas pueden no tener síntomas, especialmente al principio. Sin embargo, si no se mantiene bajo control, va dañando lentamente otros órganos del cuerpo, como: la vistael corazón, la circulación de la sangre y el funcionamiento de los riñones, y hasta puede poner en riesgo la vida misma de las personas.

Por eso, la diabetes es una de las condiciones de salud más preocupantes en la actualidad, ya que se asocia con la obesidad, el sedentarismo y, en general, con el ritmo de vida de la sociedad moderna. ¡Imagínate que según la Organización Mundial de la Salud, hay más de 346 millones de personas con diabetes en el mundo actualmente y se pronostica que las muertes causadas por esta enfermedad podrían duplicarse entre los años 2005 y 2030!

Lo bueno de esta situación es que para evitarla sólo basta con llevar una dieta y un estilo de vida saludables, que incluyan alimentos bajos en grasas, en azúcares e hidratos de carbono y hacer ejercicio regularmente. Incluso, esta es la primera indicación que te dará el médico si encuentra que tienes diabetes: te recomendará que modifiques algunos hábitos que mejoren tu salud.

Sin embargo, la dieta y el ejercicio a veces no son suficientes. Por eso, es probable que junto con esa recomendación el médico te recete algún medicamento, como yo he hecho con Marta. Y entre todas las drogas que se usan para controlar la diabetes, la preferida para iniciar el tratamiento es la llamada Metformina.

Así lo sugieren las recomendaciones del Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP), que fueron publicadas en la edición del 7 de febrero del 2012 de la revista Annals of Internal Medicine. En ellas se agrega que si la Metformina por sí sola no es suficiente para controlar los niveles de glucemia (de azúcar en la sangre), es conveniente combinarla con otro fármaco (otra medicina).

La metformina se ha estado usando en Europa desde hace muchos años y en Los Estados Unidos fue aprobada en 1995, ya que antes habían prohibido un medicamento similar llamado fenformina, que podía causar una condición que puede ser fatal, conocida como acidosis láctica.

¿Cómo actúa la metformina? Bloqueando la producción de glucosa (de azúcar) por el hígado, aumentando la sensibilidad de las células de los músculos a la insulina y reduciendo la cantidad de azúcar que capta el intestino. Aunque puede fallar la primera vez que se toma, es una medicina bastante efectiva, con pocos efectos secundarios, que no son serios, como molestias estomacales y pérdida de peso (que para muchos es un beneficio). Sin embargo, la metformina no se recomienda durante el embarazo ni cuando se tienen problemas del hígado, de los riñones o del corazón.

Para crear las nuevas recomendaciones sobre los tratamientos orales (tomados) para la diabetes, los inspectores observaron los datos de cada grupo de medicamentos por clase disponible (actualmente son once clases, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Los Estados Unidos conocida como FDA), para evaluar qué tan eficaz era en la reducción de la glucemia (azúcar en la sangre), el colesterol y el peso.

Así encontraron que la metformina (que en Los Estados Unidos se vende bajo la marca comercial Glucophage o, en combinación con otras medicinas, Glucovance y Avandamet ) era el más eficaz en el control de la glucemia a largo plazo. Además, pareció ser el fármaco más efectivo para reducir los niveles de colesterol malo y el más eficaz en la prevención de la mortalidad por todas las causas, incluyendo la enfermedad cardiaca.

Si bien los profesionales de la ACP recomiendan que los pacientes modifiquen su estilo de vida antes de comenzar a tomar metformina, esta indicación ha generado un debate entre los especialistas ya que, algunos prefieren comenzar cuanto antes con un tratamiento con medicamentos (es que todos sabemos lo difícil que puede resultar cambiar los hábitos).

En conclusión: lo ideal sería cambiar el estilo de vida para evitar que se desarrolle la diabetes tipo 2 y si ya la tienes, no te desanimes. Por el contrario, estés o no en tratamiento con metformina o alguna otra medicina, no dejes de incorporar alimentos saludables y una rutina de ejercicios semanal que te ayuden a combatir la diabetes, que puede ser silenciosa y traicionera.

 

Publicación original: 2012

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / FreezeFrameStudio

metformina

Más de 422 millones de personas en el mundo tienen diabetes, una enfermedad que se caracteriza por el exceso de glucosa en sangre y que, si bien frecuentemente no da síntomas, con el tiempo puede dañar distintos órganos y funciones del cuerpo como la vista, el aparato circulatorio, los riñones y el sistema nervioso. Entre los diferentes medicamentos que existen para controlarla, la denominada metformina parece ser de las más efectivas.


María Marta vino a verme al consultorio preocupada por mantener a raya sus niveles de azúcar en la sangre. Me comentó que había visto sufrir mucho a su mamá a causa de la diabetes, una enfermedad, según me dijo, "silenciosa y traicionera". ¡Y cuánta razón tiene! Porque así puede ser la diabetes tipo 2 — como la que tenía su madre, y que ahora también ella.

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por tener elevado el nivel de glucosa (o azúcar) en la sangre debido a que el organismo (el páncreas) no produce suficiente insulina o, se tiene resistencia a la insulina que se produce (o sea que las células no responden adecuadamente a ella). Muchas personas pueden no tener síntomas, especialmente al principio. Sin embargo, si no se mantiene bajo control, va dañando lentamente otros órganos del cuerpo, como: la vistael corazón, la circulación de la sangre y el funcionamiento de los riñones, y hasta puede poner en riesgo la vida misma de las personas.

Por eso, la diabetes es una de las condiciones de salud más preocupantes en la actualidad, ya que se asocia con la obesidad, el sedentarismo y, en general, con el ritmo de vida de la sociedad moderna. ¡Imagínate que según la Organización Mundial de la Salud, hay más de 346 millones de personas con diabetes en el mundo actualmente y se pronostica que las muertes causadas por esta enfermedad podrían duplicarse entre los años 2005 y 2030!

Lo bueno de esta situación es que para evitarla sólo basta con llevar una dieta y un estilo de vida saludables, que incluyan alimentos bajos en grasas, en azúcares e hidratos de carbono y hacer ejercicio regularmente. Incluso, esta es la primera indicación que te dará el médico si encuentra que tienes diabetes: te recomendará que modifiques algunos hábitos que mejoren tu salud.

Sin embargo, la dieta y el ejercicio a veces no son suficientes. Por eso, es probable que junto con esa recomendación el médico te recete algún medicamento, como yo he hecho con Marta. Y entre todas las drogas que se usan para controlar la diabetes, la preferida para iniciar el tratamiento es la llamada Metformina.

Así lo sugieren las recomendaciones del Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP), que fueron publicadas en la edición del 7 de febrero del 2012 de la revista Annals of Internal Medicine. En ellas se agrega que si la Metformina por sí sola no es suficiente para controlar los niveles de glucemia (de azúcar en la sangre), es conveniente combinarla con otro fármaco (otra medicina).

La metformina se ha estado usando en Europa desde hace muchos años y en Los Estados Unidos fue aprobada en 1995, ya que antes habían prohibido un medicamento similar llamado fenformina, que podía causar una condición que puede ser fatal, conocida como acidosis láctica.

¿Cómo actúa la metformina? Bloqueando la producción de glucosa (de azúcar) por el hígado, aumentando la sensibilidad de las células de los músculos a la insulina y reduciendo la cantidad de azúcar que capta el intestino. Aunque puede fallar la primera vez que se toma, es una medicina bastante efectiva, con pocos efectos secundarios, que no son serios, como molestias estomacales y pérdida de peso (que para muchos es un beneficio). Sin embargo, la metformina no se recomienda durante el embarazo ni cuando se tienen problemas del hígado, de los riñones o del corazón.

Para crear las nuevas recomendaciones sobre los tratamientos orales (tomados) para la diabetes, los inspectores observaron los datos de cada grupo de medicamentos por clase disponible (actualmente son once clases, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Los Estados Unidos conocida como FDA), para evaluar qué tan eficaz era en la reducción de la glucemia (azúcar en la sangre), el colesterol y el peso.

Así encontraron que la metformina (que en Los Estados Unidos se vende bajo la marca comercial Glucophage o, en combinación con otras medicinas, Glucovance y Avandamet ) era el más eficaz en el control de la glucemia a largo plazo. Además, pareció ser el fármaco más efectivo para reducir los niveles de colesterol malo y el más eficaz en la prevención de la mortalidad por todas las causas, incluyendo la enfermedad cardiaca.

Si bien los profesionales de la ACP recomiendan que los pacientes modifiquen su estilo de vida antes de comenzar a tomar metformina, esta indicación ha generado un debate entre los especialistas ya que, algunos prefieren comenzar cuanto antes con un tratamiento con medicamentos (es que todos sabemos lo difícil que puede resultar cambiar los hábitos).

En conclusión: lo ideal sería cambiar el estilo de vida para evitar que se desarrolle la diabetes tipo 2 y si ya la tienes, no te desanimes. Por el contrario, estés o no en tratamiento con metformina o alguna otra medicina, no dejes de incorporar alimentos saludables y una rutina de ejercicios semanal que te ayuden a combatir la diabetes, que puede ser silenciosa y traicionera.

 

Publicación original: 2012

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / FreezeFrameStudio


Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

miércoles, 31 de mayo de 2017

Los refrescos: una bomba para tu salud

Los refrescos: una bomba para tu salud

los refrescos - una bomba

Crece el número de víctimas de los refrescos por obesidad, diabetes, problemas cardiacos…

A pesar de que por múltiples medios sabemos ya que los refrescos o sodas no son buenos para la salud, en muchos lugares su consumo es realmente difundido e importante. Lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en sus efectos negativos es la gran cantidad de azúcar que contienen, pero ahora estudios recientes sugieren que si los consumimos, no sólo hay que preocuparnos por la diabetes o la obesidad sino también por nuestro corazón.


Los refrescos son parte de la dieta diaria de mucha gente, por ejemplo, en América Latina, países como México, Colombia o Brasil, enfrentan problemas de salud pública serios por el consumo de estos alimentos chatarra como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

La obesidad es la enfermedad crónica que crece con más rapidez en el mundo y mata a casi 3 millones de adultos cada año. Según el Foro Económico Mundial, la obesidad (y las enfermedades que la acompañan como la diabetes y las afecciones cardiacas) ahora causan más muertes que el hambre y esto representa grandes retos para los gobiernos, la economía mundial y los sistemas de salud pública.

Y aunque algunos estudios aún inconclusos sugieren que la cafeína podría ayudar a la salud del corazón (específicamente en las mujeres no fumadoras), no es la cafeína que está en los refrescos, sino específicamente la del café. Estos datos obtenidos del Nurses´ Health Study encontraron que un consumo prolongado y de unas cuatro o más tazas diarias no se asociaba con mayores riesgos de infarto y, al contrario, parecían proteger a estas mujeres.

Pero la historia con los refrescos o sodas, que no nada más tienen cafeína, sino también cantidades elevadas de azúcar, es muy diferente…

En 2013, varias sesiones de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) presentaron datos recolectados del "2010 Global Burden of Diseases Study", donde los investigadores lograron asociar la muerte de 180,000 personas en todo el mundo al consumo de refrescos, bebidas deportivas y jugos procesados (o bebidas de frutas).

Una vez más, Latinoamérica tuvo el mayor porcentaje de muertes por consumo de estas bebidas azucaradas: 38,000 muertes por diabetes y el Sureste asiático así como Asia central tuvieron la mayor cantidad de muertes por problemas cardiacos relacionados al consumo de estas bebidas también (11,000).

Los investigadores encontraron, por ejemplo, que México (uno de los países que más consume este tipo de productos y con graves problemas de obesidad, diabetes y sobrepeso) reportó 318 muertes de adultos por cada millón de habitantes durante este mismo periodo (2010) y todas ellas vinculadas al consumo de refrescos y bebidas azucaradas.

Estos productos contribuyen a desarrollar enfermedades como diabetes, cáncer y problemas cardiacos. En total, en todo el mundo, durante 2010, murieron 44,000 personas por problemas cardiacos derivados del uso desmedido de estas bebidas (más otros 133,000 por diabetes y 6,000 por cáncer) y el 78% de estas personas habitaban países en vías de desarrollo.

Otro estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la escuela Davis de la Universidad de California, vinculó el consumo de bebidas endulzadas con bajos, medios y altos contenidos de jarabe de maíz de alta fructosa al aumento significativo de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluso si sólo se consumen por periodos cortos, como dos semanas.

Esto devela que las enfermedades cardiovasculares aumentan a medida que el consumo de azúcar aumenta también. En el estudio, participaron 85 adultos de entre 18 y 40 años, que consumieron diferentes dosis de jarabe de maíz de alta fructosa durante 15 días.

Los hombres además, son más susceptibles que las mujeres a desarrollar estas enfermedades y con sólo tomar una bebida al día, el riesgo se incrementó en un 20% (además del aumento también en los niveles de lípidos en la sangre y problemas de inflamación).

Para las mujeres, el riesgo se va hacia desarrollar aumento en los triglicéridos (por lo tanto, también problemas cardiovasculares) y mayores posibilidades de presentar diabetes tipo 2, según un estudio del University's Department of Preventive Medicine en Chicago. Otro hallazgo interesante de este estudio, es que no necesariamente las mujeres que participaron en él subieron de peso a pesar de haber aumentado sus medidas, por ejemplo, en la cintura.

Y eso no es todo…

Los refrescos, bebidas azucaradas, jugos procesados, tés enlatados y demás productos que encontramos al alcance de toda la familia en nuestra vida diaria con contenidos elevados de azúcar no sólo afectan lo que ya mencionamos, sino muchas otras áreas de nuestro cuerpo y nuestra salud.

Algunos ejemplos de estas afecciones generadas por este tipo de bebidas azucaradas son:

–       Caries y problemas dentales (así como efectos abrasivos que hacen que los dientes pierdan su esmalte y se desgastan)

–       Síndrome del Intestino Irritable

–       Aumento en la presión arterial o presión sanguínea

–        Aumento en el riesgo de desarrollar cálculos renales y daños en los riñones y/o

–       Riesgo de desarrollar osteoporosis (específicamente con el consumo de bebidas de cola y no de otros sabores)

Cuando consideras que las bebidas azucaradas aumentan tu riesgo de desarrollar varios problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares y que el riesgo para estas puede iniciarse consumiéndolas incluso durante 2 semanas solamente, vale la pena evitarlas. La Asociación Americana del Corazón recomienda que los adultos no consuman más de 450 calorías por semana provenientes de bebidas azucaradas (basado en una dieta de 2,000 calorías). Obviamente, el consumo de bebidas azucaradas no es lo único que afecta tu salud. Una alimentación sana y balanceada, hacer ejercicio regularmente (mínimo 30 minutos de actividad física mínimo 3 a 5 veces a la semana) y mantener un peso saludable también son muy importantes. Acostumbra a los niños desde pequeños a beber agua.

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / stocksnapper

los refrescos - una bomba

Crece el número de víctimas de los refrescos por obesidad, diabetes, problemas cardiacos…

A pesar de que por múltiples medios sabemos ya que los refrescos o sodas no son buenos para la salud, en muchos lugares su consumo es realmente difundido e importante. Lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en sus efectos negativos es la gran cantidad de azúcar que contienen, pero ahora estudios recientes sugieren que si los consumimos, no sólo hay que preocuparnos por la diabetes o la obesidad sino también por nuestro corazón.


Los refrescos son parte de la dieta diaria de mucha gente, por ejemplo, en América Latina, países como México, Colombia o Brasil, enfrentan problemas de salud pública serios por el consumo de estos alimentos chatarra como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

La obesidad es la enfermedad crónica que crece con más rapidez en el mundo y mata a casi 3 millones de adultos cada año. Según el Foro Económico Mundial, la obesidad (y las enfermedades que la acompañan como la diabetes y las afecciones cardiacas) ahora causan más muertes que el hambre y esto representa grandes retos para los gobiernos, la economía mundial y los sistemas de salud pública.

Y aunque algunos estudios aún inconclusos sugieren que la cafeína podría ayudar a la salud del corazón (específicamente en las mujeres no fumadoras), no es la cafeína que está en los refrescos, sino específicamente la del café. Estos datos obtenidos del Nurses´ Health Study encontraron que un consumo prolongado y de unas cuatro o más tazas diarias no se asociaba con mayores riesgos de infarto y, al contrario, parecían proteger a estas mujeres.

Pero la historia con los refrescos o sodas, que no nada más tienen cafeína, sino también cantidades elevadas de azúcar, es muy diferente…

En 2013, varias sesiones de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) presentaron datos recolectados del "2010 Global Burden of Diseases Study", donde los investigadores lograron asociar la muerte de 180,000 personas en todo el mundo al consumo de refrescos, bebidas deportivas y jugos procesados (o bebidas de frutas).

Una vez más, Latinoamérica tuvo el mayor porcentaje de muertes por consumo de estas bebidas azucaradas: 38,000 muertes por diabetes y el Sureste asiático así como Asia central tuvieron la mayor cantidad de muertes por problemas cardiacos relacionados al consumo de estas bebidas también (11,000).

Los investigadores encontraron, por ejemplo, que México (uno de los países que más consume este tipo de productos y con graves problemas de obesidad, diabetes y sobrepeso) reportó 318 muertes de adultos por cada millón de habitantes durante este mismo periodo (2010) y todas ellas vinculadas al consumo de refrescos y bebidas azucaradas.

Estos productos contribuyen a desarrollar enfermedades como diabetes, cáncer y problemas cardiacos. En total, en todo el mundo, durante 2010, murieron 44,000 personas por problemas cardiacos derivados del uso desmedido de estas bebidas (más otros 133,000 por diabetes y 6,000 por cáncer) y el 78% de estas personas habitaban países en vías de desarrollo.

Otro estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la escuela Davis de la Universidad de California, vinculó el consumo de bebidas endulzadas con bajos, medios y altos contenidos de jarabe de maíz de alta fructosa al aumento significativo de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluso si sólo se consumen por periodos cortos, como dos semanas.

Esto devela que las enfermedades cardiovasculares aumentan a medida que el consumo de azúcar aumenta también. En el estudio, participaron 85 adultos de entre 18 y 40 años, que consumieron diferentes dosis de jarabe de maíz de alta fructosa durante 15 días.

Los hombres además, son más susceptibles que las mujeres a desarrollar estas enfermedades y con sólo tomar una bebida al día, el riesgo se incrementó en un 20% (además del aumento también en los niveles de lípidos en la sangre y problemas de inflamación).

Para las mujeres, el riesgo se va hacia desarrollar aumento en los triglicéridos (por lo tanto, también problemas cardiovasculares) y mayores posibilidades de presentar diabetes tipo 2, según un estudio del University's Department of Preventive Medicine en Chicago. Otro hallazgo interesante de este estudio, es que no necesariamente las mujeres que participaron en él subieron de peso a pesar de haber aumentado sus medidas, por ejemplo, en la cintura.

Y eso no es todo…

Los refrescos, bebidas azucaradas, jugos procesados, tés enlatados y demás productos que encontramos al alcance de toda la familia en nuestra vida diaria con contenidos elevados de azúcar no sólo afectan lo que ya mencionamos, sino muchas otras áreas de nuestro cuerpo y nuestra salud.

Algunos ejemplos de estas afecciones generadas por este tipo de bebidas azucaradas son:

–       Caries y problemas dentales (así como efectos abrasivos que hacen que los dientes pierdan su esmalte y se desgastan)

–       Síndrome del Intestino Irritable

–       Aumento en la presión arterial o presión sanguínea

–        Aumento en el riesgo de desarrollar cálculos renales y daños en los riñones y/o

–       Riesgo de desarrollar osteoporosis (específicamente con el consumo de bebidas de cola y no de otros sabores)

Cuando consideras que las bebidas azucaradas aumentan tu riesgo de desarrollar varios problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares y que el riesgo para estas puede iniciarse consumiéndolas incluso durante 2 semanas solamente, vale la pena evitarlas. La Asociación Americana del Corazón recomienda que los adultos no consuman más de 450 calorías por semana provenientes de bebidas azucaradas (basado en una dieta de 2,000 calorías). Obviamente, el consumo de bebidas azucaradas no es lo único que afecta tu salud. Una alimentación sana y balanceada, hacer ejercicio regularmente (mínimo 30 minutos de actividad física mínimo 3 a 5 veces a la semana) y mantener un peso saludable también son muy importantes. Acostumbra a los niños desde pequeños a beber agua.

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / stocksnapper

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

martes, 9 de mayo de 2017

Salud: ¿Sustituirá la 'píldora del ejercicio' al deporte?

¿Sustituirá la 'píldora del ejercicio' al deporte



Investigadores norteamericanos han dado con una sustancia que produce los mismos efectos que la actividad física en ratones sedentarios.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Descubren por qué el ejercicio no hace efecto a todo el mundo
¿Sustituirá la 'píldora del ejercicio' al deporte?

Es una de las típicas resoluciones del Nuevo Año: apuntarnos a un gimnasio o convertirnos en runners para ponernos, de una vez por todas, en forma. Pero a muchos les acaba venciendo la pereza o se buscan la excusa de la falta de tiempo… ¿Y si hubiera una pastilla que produjera los beneficios del ejercicio físico ahorrándonos los sacrificios que acarrea?

Pues no es una idea tan descabellada. De hecho, científicos del Instituto Salk, en La Jolla (California), están trabajando seriamente en ello. Aunque su objetivo no es tanto ponérselo fácil a la gente sana, sino ayudar a quienes no pueden hacer deporte en condiciones normales, como personas con trastornos cardiacos o pulmonares, discapacitados o afectados por la diabetes tipo 2.

Sus anteriores investigaciones con ratas ya dieron con un gen –el PPARD– que, cuando se activaba de forma permanente, causaba los mismos efectos que el entrenamiento: los animales genéticamente alterados se convertían en una especie de corredores de fondo que no ganaban peso con facilidad y tenían una respuesta rápida a la insulina.

Luego, los expertos del Instituto Salk localizaron un compuesto químico, llamado GW1516,que activaba el gen PPARD. En su último experimento, administraron durante 8 semanas la sustancia a un grupo de roedores sedentarios y les pusieron a correr en una cinta hasta que quedaran exhaustos. El resultado es que los ratones "dopados" aguantaban hasta un 70%más que los congéneres que no tomaron el fármaco.

SEGURO QUE TE INTERESA...
8 efectos positivos del deporte en tu cerebro

Al realizar el análisis molecular de sus músculos, observaron que cambiaba la expresión de 975 genes en los animales sometidos a tratamiento. Los que se activaban estaban vinculados a la quema de grasa para conseguir energía, mientras que los se apagaban eran los encargados de hacer lo propio con los carbohidratos (azúcares). Los investigadores creen que la glucosa se guarda de esa manera para el cerebro, ya que los músculos pueden recurrir a ambas vías, y en primera instancia recurren al azúcar.

"El estudio sugiere que quemar grasa no es tanto una manera de lograr la resistencia cardiovascular, sino más bien de ahorrar glucosa y preservar el buen funcionamiento del cerebro", explica Michael Downes, coautor del estudio.

En definitiva, el experimento demuestra, según sus autores, que se puede activar el gen PPARD sin necesidad de hacer ejercicio, lo que abre una puerta a desarrollar un medicamento para humanos basado en el compuesto GW1516.






Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

viernes, 28 de abril de 2017

DIABETES: La diabetes en la tercera edad – cuidados especiales

La diabetes en la tercera edad – cuidados especiales

la diabetes

La Asociación Americana de la Diabetes estima que tan sólo en Estados Unidos hay unos 10.9 millones de personas mayores de 65 años que padecen de diabetes. Hay muchos millones más en el resto del mundo. Entre estos pacientes, es muy probable que se desarrolle otra enfermedad crónica, además de la diabetes, generalmente asociada con ella. ¿Cuáles son algunas de esas complicaciones y cómo cuidarte mejor cuando la diabetes y el calendario no están a tu favor?

"Bienvenido seas mal, si vienes solo", dice el refrán. Y qué razón tiene, ya que hay combinaciones peligrosas que prefieren la buena compañía.  Una de éstas es la tercera edad y la diabetes, a las que suelen agregarse otras condiciones. Para evitar complicaciones serias, ten en cuenta lo siguiente:

 Mucho cuidado con la interacción de los medicamentos

Si estás en la tercera edad y tienes diabetes, ya sabrás que esta enfermedad presenta otras complicaciones: problemas renales, neurológicos o cardíacos, y seguramente estás tomando varios medicamentos a la vez. Para evitar que estos interfieran entre sí, deberías mantener una lista de todos los medicamentos que tomas con sus dosis correspondientes. Esto incluye los suplementos alimenticios, las vitaminas, las medicinas naturales, etc.

  • Siempre que visites a tu medico muéstrale la lista para que él o ella confirme que toda tu información está al día.
  • Trata de memorizar (o ten por escrito) para qué se usa cada medicina, cuándo y cómo la debes de tomar, además de cuáles son sus efectos secundarios.
  • Si es posible, compra todos los medicamentos en la misma farmacia, así el farmacéutico te puede informar si alguna medicina podría interactuar con otra.
  • Lee la información de tus medicamentos y si tienes cualquier pregunta consulta al farmacéutico o a tu médico.

Problemas cognitivos

Es un hecho que la diabetes tiene el potencial de causar deterioro cognitivo en los adultos en la tercera edad, existe mayor riesgo de que se desarrolle demencia y, según algunos estudios recientes, también hay una asociación con la enfermedad de Alzheimer. Como recomienda la Sociedad Americana de Geriatría, Fundación para el Envejecimiento Saludable American Geriatrics Society Foundation for Health in Aging (FHA): "Asegúrate de comunicarle a tu médico si estás experimentando dificultad  para recordar las cosas. Si otros te han indicado que les preocupa tu memoria, o si estás teniendo dificultades en manejar cualquiera de tus actividades diarias (como, por ejemplo, balancear tu chequera o tomar tus medicamentos), no lo achaques a la vejez."

Dolor crónico

El dolor causado por mala circulación (enfermedad arterial periférica, por ejemplo) o daño nervioso puede ser producto de la diabetes. Si notas que estás padeciendo de mucho dolor, consulta de inmediato a tu médico, especialmente si notas que el dolor interfiere con tu rutina diaria.  Controlar el dolor es muy importante porque es fundamental que trates de realizar algún tipo de ejercicio para mantener a raya tus niveles de glucosa en la sangre y para estimular la circulación.

Problemas con la movilidad

Unas encuestas del National Health and Nutrition and Examination indican que las personas con diabetes son de dos a tres veces más propensos que otras personas a ser incapaces de caminar 400 metros (unos 1,312 pies), de hacer las tareas domésticas, de preparar las comidas, o de manejar su dinero. También es un hecho que las mujeres con diabetes están más propensas a fracturarse la cadera.

Es importante  que  converses con tu familia sobre estos riesgos y que cuentes con elementos de apoyo (bastón, caminador, etc. ) a la hora de movilizarte. También resulta importantísimo que tu casa se mantenga bien iluminada y ordenada para evitar cualquier tropiezo.

La pérdida de control de la vejiga (incontinencia urinaria)

"Las mujeres mayores que son diabéticas tienen un mayor riesgo de padecer de incontinencia urinaria, que es una condición común entre las mujeres de la tercera edad", indica Healthinaging.org.  La entidad calcula que  "existen métodos simples para manejar la incontinencia." Por lo que cualquier paciente en la tercera edad que sufra de diabetes debe de consultar con su médico sobre las posibles soluciones para este problema.

Depresión

Según algunos estudios, la depresión en las personas de la tercera edad con diabetes alcanza a un 10-20% de los pacientes.

Si tus hábitos cuando se trata de dormir han variado últimamente, si tienes dificultad para concentrarte, si te sientes muy cansado, has sufrido pérdida o aumento de apetito, o simplemente has perdido el entusiasmo por las cosas que antes te gustaban, platica con tu médico. Seguramente juntos puedan encontrar un tratamiento que te ayude a sentirte mejor, a mejorar tu estado de ánimo y a dormir mejor. Hay tratamiento para la depresión

Otras complicaciones relacionadas con la diabetes

Además de las complicaciones relacionadas con la tercera edad, la National Diabetes Information Clearinghouse indica que los  ancianos con diabetes experimentan también las complicaciones habituales de la diabetes, como enfermedades cardíacasaccidentes cerebrovasculares y daño del sistema nervioso, que se conoce como neuropatía diabética. "Los problemas vasculares comúnmente conducen a úlceras en los pies o en las piernas, que pueden requerir hasta una amputación. Tanto los hombres como las mujeres sufren con frecuencia de enfermedades de los ojos, conocida como retinopatía. La diabetes también aumenta el riesgo de enfermedad renal e insuficiencia renal." Es importante que tomes el tiempo para informarte bien sobre cada una de estas condiciones médicas, a la vez que mantienes una constante comunicación con tu médico para que ambos estén alerta sobre cualquier indicio de estas complicaciones.

Ten en cuenta que en los próximos 25 años, las personas mayores de 65 años, serán el grupo más grande entre los diabéticos. Lo que es más, se estima  que la proporción de la población con esta enfermedad mayor de 75 años excederá el 30% en los Estados Unidos (en los próximos 50 años). Pero el número de personas con diabetes está aumentando en todo el mundo. De manera que, a medida que la diabetes se convierte en una enfermedad común entre las personas de la tercera edad, nuevas medicinas, mejor información y una comunicación estrecha con tu médico podrían mantenerte mucho mejor y disfrutando de tu vida cada día.

No te descuides, no importa la edad. Recuerda que lo más importante es mantener una buena calidad de vida. Mantente informado, confía en tu médico y sigue tu tratamiento al pie de la letra.

 

Imagen © iStock / Juanmonino


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile

miércoles, 19 de abril de 2017

DIABETES: Frutas previenen diabetes y sus complicaciones

Frutas previenen diabetes y sus complicaciones

Las frutas frescas reducen el riesgo de padecerla y la mortalidad por complicaci...

19/03/2017 4:02  
AA 

La diabetes mellitus tipo 2, es una de las principales causas de ceguera y se encuentra como principal responsable de las muertes por ataques cardíacos en el mundo.

Por fortuna, esta enfermedad es en la mayoría de los casos, totalmente prevenible, pues sólo se requieren buenos hábitos, un adecuado estilo de vida y una sana alimentación.

Entre una dieta balanceada, se encuentran algunos alimentos que tienen mayor efectividad para prevenir la diabetes, ¿cuáles son?

Las investigaciones

Investigadores de la Universidad de Oxford, en Oxford, Reino Unido, realizaron un estudio sobre los beneficios a la salud de las dietas, en donde se incluían las frutas y hortalizas frescas.

Indicaron que el contenido de azúcar de la fruta ha generado incertidumbre por los posibles riesgos de diabetes y otras complicaciones vasculares de la enfermedad.

¿Qué dicen los resultados?

Tras analizar a cerca de 500.000 personas que participaron en el 'Kadoorie Biobank' de China durante siete años, tiempo en el que se registraron casos nuevos de diabetes, enfermedades vasculares y la muerte en quienes ya la padecían antes del estudio, se encontró que consumir fruta, reduce los riesgos de la enfermedad.

Detallaron que aquellos que habían consumido mayores cantidades de fruta fresca, tuvieron una reducción del 0,2% de riesgo de diabetes en cinco años.

Quienes ya tenían la enfermedad, reportaron un menor riesgo de mortalidad del 1,9%, así como menor probabilidad de complicaciones microvasculares y macrovasculares.

Huaidong Du, investigador líder el estudio, indicó que esos resultados enfatizan la importancia de comer fruta fresca, sobre todo en las personas con diabetes quienes generalmente, la tienen restringida.

El único problema que se encontró, detalló, es que es difícil distinguir las características dietéticas y de comportamiento de cada paciente.

(Con información de Infosalus)


























































































Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • Siguenos en twitter: @rogofe47Chile
 CEL: 93934521
Santiago- Chile